Real decreto de 31 de mayo de 1901
Real decreto reformando el de primero de septiembre de 1888, en el sentido de reducir los plazos para oponerse a la concesión de una marca de fábrica o de comercio.

EXPOSICION.-Señora: La importancia que felizmente van adquiriendo en España todos los asuntos relacionados con la propiedad industrial y comercial, ha movido al Ministro que suscribe á emprender un estudio detenido que conduzca á la reforma de la legislación vigente en la materia, en cuanto tienda á satisfacer necesidades nuevas en consonancia con los dictados del raciocinio y de la experiencia. Esta reforma, en conjunto, exige el concurso de las Cortes; pero hay puntos concretos que pueden desde luego ser resueltos ventajosamante por medio de disposiciones emanadas de la Regia prerrogativa, y una de ellas es la que ahora somete á la aprobación de V. M. el Ministro que suscribe. 

El Real decreto de 1.° de Septiembre de 1888 consagró la práctica que de antiguo se venía siguiendo, al establecer que los que hubieren de reclamar contra la concesión de marcas de fábrica ó de comercio, cuyo registro se hubiera solicitado en la forma reglamentaria, debían hacerlo presentando la correspondiente instancia en el término de treinta días, contados desde la publicación del cliché en el Boletín oficial de la Propiedad intelectual é industrial, si residían en la Península; en el de sesenta días los que se encontrasen en el extranjero, y en el de noventa los que tuvieren su domicilio en las provincias de Ultramar. Además, por una interpretación demasiado lata del Convenio internacional de 20 de Marzo de 1883, se amplió á cuatro meses el plazo que había de transcurrir entre la publicación primera del cliché y el acuerdo de concesión ó denegación de una marca. 

Natural es que fabricantes y comerciantes tengan interés en que una marca solicitada sea concedida ó denegada en el más breve plazo posible, y es deber de la Administración atender á ese interés sin perjuicio de tercero. No le hay en reducir á sesenta días el plazo abierto á las oposiciones que se formulen contra la concesión de marcas, plazo común á todos los opositores, sin distinción de residencias, que será cada día más suficiente teniendo en cuenta la rapidez de las modernas comunicaciones universales, y cuya reducción no afectará hoy en lo más mínimo á la inmensa mayoría de industriales españoles, después de la pérdida de las colonias de América y de Oceanía. 

No es necesario, por otra parte, hacer distinción respecto á la residencia de los opositores, pues detenida la concesión ó denegación de una marca, en todo caso, para atender las oposiciones de los que desde puntos más lejanos pudieran formularlas, claro es que en la práctica se imponía siempre el plazo máximo, por cuanto se tomaban en cuenta todas las que se recibían en el Negociado de Registro de la propiedad industrial y comercial de este Ministerio, atendiendo á que tales oposiciones no venían á ser en sustancia sino advertencias para coadyuvar á la función propia de dicho Negociado, llamado a impedir todo perjuicio á la propiedad industrial y comercial registrada por imitaciones más ó menos claras de una marca existente. 

Fundado en las consideraciones que anteceden, el Ministro que suscribe tiene el honor de someter á la aprobación de V. M. el adjunto proyecto de decreto. 

Madrid 31 de Mayo de 1901. -SEÑORA: A L. R. P. de V. M., Miguel Villanueva y Gómez. 

REAL DECRETO.-A propuesta del Ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras públicas, de acuerdo con el Consejo de Ministros; en nombre de Mi Augusto Hijo el Rey Don Alfonso XIII, y como Reina Regente del Reino, vengo en decretar lo siguiente: 

Artículo 1.° A partir de la fecha de este decreto queda reducido á sesenta días el plazo para oponerse á la concesión de una marca de fábrica ó comercio, sea cual fuere la residencia del opositor. Este plazo se contará desde la fecha de la inserción del cliché de la marca solicitada en el Boletín oficial de la Propiedad intelectual e industrial, ó en la publicación que en adelante pueda sustituir á éste. 

Art. 2.° La concesión ó denegación de la marca por la Dirección general de Agricultura, Industria y Comercio se resolverá precisamente dentro de los quince días siguientes á la terminación del plazo señalado en el artículo anterior. La resolución habrá de publicarse en el primer número del Boletín oficial citado en el artículo anterior que vea la luz después de dictada aquella. 

Art. 3.° Las marcas publicadas á oposición antes de esta fecha, estarán sujetas á los plazos determinados por el Real decreto de 1.° de Septiembre de 1888. 

Dado en Palacio á treinta y uno de Mayo de mil novecientos uno.-MARÍA CRISTINA.-El Ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras públicas, Miguel Villanueva y Gómez.

Miguel Villanueva