Tornero y las librerías
Poco tiempo después de haber establecido su almacén compró una gran partida de libros españoles importados por el Sr. Domingo Otaegui, quien acababa de fallecer. La compra de estos libros le sirvió para abrir en un local contiguo a su almacén, con el nombre de Librería Española, el primer establecimiento especializado en Chile ya que hasta entonces los pocos libros que llegaban se vendían en tiendas de comestibles o mercerías como un producto más sin diferenciación alguna. Pocos meses después establece una segunda librería en la calle Huérfanos de Santiago a cargo del español Pedro Yuste. De tal manera que por lo señalado se considera a Don Santos Tornero como el creador del negocio de librería en Chile.

Estas dos librerías a poco andar las vendió para financiar la compra, el 1 de septiembre de 1842, de la imprenta y diario "El Mercurio", pero una vez amortizada esta inversión volvió al negocio de sus primeros afanes: la venta de libros. En 1845 establece en Santiago la "Agencia y Librería de El Mercurio" y en 1847 la "Librería de El Mercurio" en Valparaíso. Antes de ello este dinámico y tenaz riojano vendía en las propias oficinas del diario todas las obras que editaba en su imprenta y además papeles, prensas, tintas y tipos. Con posterioridad siguió aperturando otras librerías en ciudades importantes como Concepción, Copiapó, La Serena, San Felipe, etc., e incluso en el puerto de El Callao en Perú, las cuales además actuaban como agencias del diario y de su departamento editorial.

A su fallecimiento en 1894 la mayor parte de estas librerías seguían en manos de Don Santos y de sus hijos. La librería "El Mercurio" de Valparaíso pasó de Don Santos a su hijo Orestes y al fallecer este en 1881 se hizo cargo Recaredo Santos y finalmente los descendientes de este último hasta su cierre en 1920 luego de servir a la cultura de Valparaíso durante 75 años. En 1927, año del centenario del diario "El Mercurio", sólo quedaba en manos de la familia Tornero "La Antigua Librería" en Santiago que había sido propiedad de Carlos Tornero Olmos de Aguilera. Este fue el último de los hijos de Don Santos. Fallecido en 1923 sus hijos la mantuvieron bajo la razón social de C. Tornero y Cia. Ltda. varios años más alcanzando casi un siglo de existencia. Tanto esta librería como la de Valparaíso fueron durante varias décadas las más importantes del país, se surtían directamente de los grandes centros editoriales e importaban las últimas novedades del mundo de los libros efectuando un enorme aporte a la cultura de Chile.

Introducción

Tornero y el periodismo

Tornero y la edición de libros

Tornero y la comunidad española


Datos facilitados por: Juan Antonio García Sánchez, de su libro "La Rioja y los Riojanos en Chile (1818-1970)"