Julio Rey Pastor

Este ilustre matemático fue un gran renovador de las matemáticas hispanas. Nació en Logroño el 16 de Agosto de 1888 y falleció en Buenos Aires (Argentina) el 21 de Febrero de 1962. Estudió en el Instituto Sagasta de Logroño y más adelante en Zaragoza, con el matemático Zoel García Galdeano. Fue suspendido en el ejercicio de matemáticas que formaba parte de las pruebas de ingreso en la academia militar. Fue entonces cuando entro en la universidad de Zaragoza a estudiar ciencias, donde se despertó su vocación matemática : Sobre los números consecutivos cuya suma es a la vez cuadrado y cubo perfecto (1905).

A los veintidós años se doctoró en matemáticas en la Universidad de Madrid y al poco tiempo publicó la premiada obra "Fundamentos de la geometría proyectiva superior". Entre 1908 y 1910 se formó la Real Sociedad Matemática Española con el apoyo de Echegaray y del general Benítez. Rey  Pastor  fue su principal 

impulsor y en 1911 fue elegido primer secretario, y en ese mismo  año fue nombrado profesor de Análisis de la Universidad de Oviedo. En esta Universidad escribió el discurso inaugural del año académico 1912-1913 sobre los matemáticos españoles del siglo XVI en que expuso, sin tapujos, la lamentable situación científica de España bajo los Austrias y en consecuencia fue tachado de antipatriota. Obtuvo una cátedra de Análisis Matemático en 1913 en Madrid. Trabajó en geometría n-dimensional y aplicaciones conformes, desarrollando el trabajo de Schwarz.

Mediante una beca para estudiar con Félix Klein en Gotinga pudo conocer de primera mano el programa Erlanger. Dedicó parte de su esfuerzo a la difusión y desarrollo de las ideas matemáticas modernas en España. No sólo como simple importación de nuevos conceptos sino también proponiendo nuevas metodologías didácticas de acercamiento a la teoría. Podemos afirmar que gracias, principalmente, a Rey Pastor, García Galdeano y Torres Quevedo las matemáticas de finales del siglo XIX y principios del XX se implementaron en la comunidad científica española.

En 1917 llegó a Buenos Aires invitado por la Institución Cultural Española y desde entonces quedó vinculado con la acción docente en Argentina. La Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) lo contrató como profesor del doctorado en matemática y lo contó entre sus docentes hasta su muerte, ocurrida en Buenos Aires en 1962.  La Revista de matemáticas hispanoamericanas publicado su Análisis Algebraico (1917), en ella insertó con frecuencia descubrimientos personales, lo cual hizo que se implantara como texto en varias universidades europeas.  En esta época formó una pléyade de discípulos matemáticos ( Araujo Fernández Baños, Rodríguez Sanz, etc.).

Creo un seminario, que más tarde se convirtió en el Instituto de Matemática. Paralelamente, Rey Pastor también daba clases en España: aprovechando las diferencias de estación entre los hemisferios, trabajaba de mayo a noviembre en Buenos Aires y de noviembre a mayo en España.

En 1959 la Universidad de Buenos Aires lo nombró Profesor Emérito. Fue además profesor del Instituto Superior del Profesorado de la Capital Federal y de las universidades de La Plata, Del Sur y de Cuyo. Pero las matemáticas no fueron su única inquietud: en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA ocupó la cátedra de Epistemología (Ciencia que estudia en forma crítica el desarrollo, método y resultados de las ciencias) e Historia de las Ciencias. La consagración a los estudios matemáticos no le impidió fundar en1921 un pueblo (General Enrique de Godoy ) en Argentina y profundizar en estudios de la historia de la cartografía española, en colaboración con E. gracia Camarero, Madrid 1960.

Las numerosas publicaciones de Rey Pastor pueden clasificarse en tres niveles: tratados destinados a estudiantes de matemática pura, tratados destinados a estudiantes de ingeniería y ciencia aplicada y, por último, obras de fácil comprensión, en gran número.

A lo largo de su carrera dictó conferencias en academias de diversos países europeos de las que fue miembro correspondiente. Elaboró centenares de trabajos mundialmente difundidos sobre temas de su especialidad y entre sus libros pueden contarse entre otros: Lecciones de álgebra; Análisis algebraico; Cálculo infinitesimal; Curso cíclico de matemáticas; Teoría de las funciones reales; Teoría general de las funciones. Dirigió además la publicación de obras científicas y fue durante varios lustros el maestro admirado de una generación de matemáticos argentinos.