Suceso Terrero

Nació en Hormilla, en abril de 1896. Su padre era por entonces secretario del Ayuntamiento de Hormilla. Su firma está estampada en la documentación de la época y en los actos municipales posteriores ni Juicio de la Torre.

Suceso Terrero se enroló en la Legión Española en los años de su fundación. Según se indica en el libro sobre Hormilla, escrito por el cronista oficial de Najera, Fortún Garcés, "llegó a disfrutar permisos en su pueblo natal y paseó con orgullo el uniforme legionario por las calles de Hormilla. Los más ancianos, entonces niños, le recuerdan exhibiendo la capa e incluso cuentan que, a veces, jugaban con la borla de su gorro legionario", Cada año, en su honor, se celebra en Hormilla un solemne acto castrense, "que da la medida de un sentido recuerdo al uniforme y a la impronta de milicia de una institución militar hermanada con las gentes de un lugar, que les dio su héroe más claro”.

  Según la historia de la Legión Española, el hecho se presenta como Suceso Terrero y el blocar el Malo. La reconquista hasta Seganga. “Los legionarios llamaban el Malo al blocar de Dar-Hamed, instalado en la falda del Gurugú. Por su situación avanzada, por las características desiguales del terreno, apto para disimular los avances de los tacantes que contaban, además, con artillería para batir la fortificación reducida a sacos terreros, con cubierta de tablas y alambrada, el blocao de Dar-Hamed era presa codiciada por la harkas".

La información acusa que el enemigo, en grandes contingentes, se atrinchera en Nador y las lomas que lo dominan. Para batir al enemigo, se releva a los blocaos que guarnecen legionarios para que estos se reintegren a la unidades corporativas. "Así sucede el 14 de septiembre de 1921 en el blocar de Dar-Hamed que, como consecuencia del relevo, queda guarnecido por tropas del Batallón Disciplinario, al mando de un oficial". El día 15, por la larde, el blocao es atacado duramente y registra varias bajas, entre ellas la del oficial al mando. "Entonces, la harka rodea el blocao, pero los defensores no se dejan intimidar y los que quedan responden con su fuego sin dejar acercarse a los moros. La defensa se debilita".
Entonces entra en escena el cabo Suceso Terrero, llamado por el teniente Agulla que, al mando de catorce legionarios va en socorro del blocar el Malo. "Todos conocen su destino y las pocas o ninguna posibilidades de salir con vida, por lo que hacen las últimas recomen a sus amigos para que hereden sus propiedades, escriban a las familias o a las novias en caso de los de que sea necesario".

En la primera noche, el cabo Terrero y sus 14 legionarios rompen el cerco de los enemigos y entran en el blocao. "El combate que se entabla es épico. El crepitar de los disparos de fusil, el estallido de las granadas de mano y el fragor de los cañonazos componen una terrible sinfonía. Hacia la media noche, el enemigo ha acercado una pieza de artillería y la dispara. Los moros entran y luchan con los heridos, que se defienden con uñas y dientes". El enemigo arrebata una posición a los legionarios, pero cuando todos han muerto. "Suceso Terrero y sus legionarios han cumplido así con el Credo Legionario en su articulo El espíritu de la muerte".

La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios programa todos los años una jornada de homenaje al héroe legionario de Hormilla, Suceso Terrero. Esta reunión, que se celebra desde 1988 en la localidad riojalteña, cuenta con la presencia de autoridades militares y civiles, ofrenda de coronas y acto de honor a los muertos, además de una comida de hermandad organizada por el Ayuntamiento de Hormilla.


Datos aportados por: Joaquín Gómara

Riojanos Ilustres