Purita Ugalde San Millán
(La Riojanita)

Nació en Logroño, en la calle Juan Lobo, el 26 de noviembre de 1917 y falleció en Logroño el 9 agosto de 1995. Los últimos años de su retiro en Logroño después de su vida artística vivió en la calle Victor Pradera 7 de Logroño, enfrente de Hacienda. Estuvo casada con Agustín Novoa Gómez (1900-1968). Este vivió en Cenicero donde regentó una fragua para la construcción de carros para la agricultura llamada Carrocerías NOVOA, muy conocida en los pueblos de La Rioja Alta. El fue el que compuso las jotas y cancioncillas de su esposa, como “En La Rioja no hay tranvía,…”

  Los antepasados de La Riojanita tienen ascendencia vasca y gallega pero asentados hace varias generaciones en La Rioja. Sus padres se llamaban Facundo Ugalde y Amparo San Millán. Purita Ugalde San Millan, desconocida para las nuevas generaciones, nació y pasó su primera juventud, eternamente joven, en Logroño. Y cuando dejó de recorrer el mundo, volvió a Logroño, residiendo aquí hasta su muerte.

En lo referente a lo artístico tuvo su educación y primeros pasos en Logroño, que era una pequeña ciudad provinciana donde era muy difícil ejercer y crecer en la profesión de artista, por lo que hacia los años cuarenta debe desplazarse a Madrid o, sobre todo, a Barcelona. En ambas ciudades, especialmente la última, se gestionaba la vida cultural de los años cuarenta y cincuenta. 

Purita Ugalde San Millán, LA RIOJANITA vivió siempre, a pesar de la ausencia riojana, con un gran sentido riojanista. Desde sus inicios tomo el nombre artístico de LA RIOJANITA, llevando siempre como propia identidad y el de su tierra. Quizá ha sido la única figura artística riojana que haya presumido de ello, de su propio nombre artístico de LA RIOJANITA. Esta elección fue debida su origen riojano, por un lado, y el diminutivo era expresión de esa figura aniñada y juvenil de la misma Purita.
Supo como nadie unir su expresión artística con su identidad riojana, paseando por España y lugares del extranjero esa identidad entrañable en los años cuarenta y cincuenta. Hasta ahora no se ha elaborado una monografía que recoja la documentación dispersa en carteles, notas de prensa, fotos,... con todo la personalidad extrovertida y juvenil de Purita le impedía ver la necesidad de recoger documentación de su carrera artística. Cuando decidió hacerlo, muchos datos se habían perdido, y otros no podían ser recordados porque la memoria de Purita empezó a jugarle malas pasadas y no le permitió completar la documentación sobre su vida artística. 

Inició su carrera artística participando en concursos de jotas en La Rioja y las provincias del entorno riojano. Así surgían la sorpresa porque ganaba y ganaba concursos, en La Rioja y en Navarra, hasta que un grupo músico-vocal que se había formado en Logroño, el Cuarteto Novoa la eligió como vocalista, asimilándola al grupo y surgiendo el Quinteto Novoa. Con este Quinteto solo tuvo una primera (y única) aparición en grupo. Cuatro años mas tarde, el grupo se deshizo y Purita Ugalde, ya como LA RIOJANITA, inicio su recorrido nacional, con alguna que otra incursión en los países vecinos (Francia y Portugal), llevando el nombre de La Rioja por toda la geografía peninsular, Canarias y Baleares incluidas, cantando nuestras 
canciones y nuestros aires regionales, cada vez que se prestaba la ocasión. En todas las actuaciones de la Riojanita, había por lo menos uno o dos números riojanos. Posiblemente el hecho de que su marido (Agustín Novoa, creador del cuarteto Novoa y descubridor de Purita) fuese el compositor de la jota riojana más famosa (aquella de “Tampoco tenemos metro....”) ayudó a que los aires riojanos sonasen siempre, en los teatros de todas las ciudades de España y en el extranjero. Esta jota con las correspondientes variaciones autóctonas y toponímicas se cantan en Chile y en Argentina, así como en varias regiones españolas. Supongo que riojanos emigrantes las adoptaron en sus países o regiones de acogida.

Los años cuarenta: El año 1942, el Cuarteto Novoa era un grupo pero con la cantante Purita Ugalde como solista, pero, hacia finales de 1943, ya aparecía con la denominación de Quinteto Novoa. Que duró poco porque, en 1944, Purita Ugalde debutaba como solista, en el Circo Price de Madrid. En 1945 nacerá su único hijo y, si la vida había sido difícil en la posguerra, ahora, con un bebe, las cosas no iban a resultar mas fáciles. Sin embargo, la Riojanita va a continuar su carrera por todo el territorio español: Bilbao, Vitoria, Barcelona, Salamanca, Valencia, Vigo...

Los años cincuenta serán los más fructíferos en la carrera de la Riojanita. Realiza varias giras por Portugal. En la del año 1953 actúa en el teatro Sa da Bandeira de Oporto con un traje singular a la riojana. También en Portugal se empieza a hablar de “A voz que ri “ (La voz que sonríe), aunque el apelativo había sido inventado por un periodista de Barcelona. Sus actuaciones encadaliban y emocionaban a las personas asistentes con su expresión siempre risueña, capaz de aplacar públicos hostiles y transmitir algo muy importante: optimismo.
En estos años 50, La Riojanita hizo una gira por el sur de Francia, (Burdeos y Nimes…) y en una carta de su esposo y de ella se quejan de los problemas que encontra la compañía en Francia y del mal resultado económico. Por primera vez no se había triunfado y parece algo que se quiere olvidar de cara al futuro. 

Los 50 ven a la Riojanita compartir cartel con cantantes y grupos de diferentes estilos musicales: Jorge Sepúlveda, José Guardiola, Estrellita Castro, El príncipe Gitano, La Niña de los Peines, Antonio Amaya, El Labrador, La Niña de la Puebla, Los Chimberos, los Xey, el Dúo Dinámico!!. Los escenarios cambian continuamente: Cataluña, Palma de Mallorca, Canarias, Madrid, Badajoz, Valladolid, Asturias, Zaragoza, Sevilla, Valencia…. Prácticamente, no hay capital de provincia o pueblo de importancia que no haya visto actuar a La Riojanita. Y haya escuchado jotas en vivo y en directo. Porque en la radio si que se escuchaban las canciones grabadas por la Riojanita. Se trata de aires riojanos y navarros compuestos o 
compilados por su esposo Agustín Novoa. 

La Riojanita empezó grabando discos de grafito. Después, llegaron los microsurcos y las compañías re-grabaron las antiguas grabaciones mezcladas con nuevas canciones, siempre de aires regionales aunque ya para entonces la Riojanita cantaba boleros, rancheras mejicanas, etc. Cantó en todos los géneros de música tradicional exceptuando el flamenco y la canción andaluza, pero en la radio solo se le conocía como cantante regional puesto que las casas de discos la habían encasillado, tal vez por voluntad propia de la artista en ese apartado musical. Era los tiempos sin televisión ni mp3, donde los derechos de autor o de interpretación se vendían por poco dinero en efectivo y el principal ingreso de los artistas era el agradable y difícil “directo” en teatros o cafés.

A principios de los sesenta, comienza el ocaso de la Riojanita. Nuevos artistas, nuevas técnicas, nuevos medios. Posiblemente, la Riojanita no supo adaptarse a la nueva situación. Así que en los primeros años de la década, Purita Ugalde y su marido deciden volver a Logroño. Aun hubo ocasión para intervenir en funciones benéficas y actuar en algún pequeño homenaje que se le tributó en su tierra, pero la carrera artística había terminado. Se instalan en la calle Victor Pradera de Logroño, transcurriendo sus últimos años de vida en esta casa logroñesa del centro de la ciudad. 

Y sin tardar mucho, empezaron a asomar problemas de salud. Primero fue Agustín Novoa el que falleció, en el año 1968. Y la Riojanita, ahora reconvertida en Puri para los amigos, empezó a vivir de recuerdos y de la amistad de los vecinos. El Alzheimer no perdona y la mente, que no el carácter jovial, de Puri se fue deteriorando.

En sus últimos años, resultaba un ejercicio de difícil traducción interpretar su escasa charla porque mezclaba recuerdos de distintas épocas aunque siempre resaltaba, inconscientemente por supuesto, la parte agradable y positiva de lo que recordaba. Y llegó el momento de abandonar para siempre su tierra. El año 1993 el Centro Riojano de Madrid le rindió un homenaje en la residencia donde moriría en 1995 y en esta ocasión se editó una casete que recopilaba las canciones más representativas de La Riojanita: 

Arroyito arrabalero:1945; Si lloras alguna vez:1946; No vayas a La Junquera:1945; En La Rioja los riojanos:1946 (Agustín Novoa e Irureta); El letrero:1953 (Agustín Novoa); Aromas de la ribera: 1951(A. Novoa y P. Luján); Fiestas en Pamplona:1953; Las tascas de Haro:1953; Tampoco tenemos metro: 1953 (Agustín Novoa y P. Luján); Si vas a Calatayud: 1954 (Valverde y Zarzosa).

Posteriormente, el ayuntamiento decidió honrar la memoria de esta riojana y le dedicó una calle muy coqueta y pequeñita. Diríamos que como en línea con su sobrenombre artístico. En el semanal De Buena Fuente – Nº. 661, 8 de Marzo 2001, se leía: “El Logroño que viene: En el nuevo Logroño que está emergiendo con las recientes urbanizaciones hay cinco nombres de mujer. Lo decidió el Pleno del 4 de junio de 1998. … En El Cubo se han denominado dos calles con nombres de mujer: Purita Ugalde y Aurora Infante. Purita Ugalde, con el apelativo de “La Riojanita” fue una famosa cantante de los años 40-50. Su calle linda con el final de Ronda de los Cuarteles y el ferrocarril”. Se citaba a la poetisa gallega, Rosalía de Castro, a la riojana María de la O Lejárraga, a la recordada maestra riojana, Juanita Madroñero, y la bailarina y artista, Aurota infante, haciendo un homenaje de la ciudad de Logroño a estas mujeres que o habían nacido en Logroño o habían tenido vinculación con la ciudad y que significaban aspectos culturales a ser recodados en el callejero local. 


Información facilitada por:
Agustín Novoa Ugalde y Jesús Martínez Cañas

Riojanos Ilustres