Fernando Rioja Medel

Nació el 30 de mayo de 1860 en Neila, pueblo enclavado en la denominada Rioja burgalesa, de padres oriundos de Mansilla de la Sierra. Arribó a Valparaíso, donde se radicó definitivamente, en 1879. año en que comienza la guerra del Pacífico. Se emplea en el negocio "Las dos Californias", de propiedad de don Pedro Sanz Cedes, que había llegado desde Lumbreras de Cameros unos años antes.

Luego de varios años corno empleado y de una pequeña incursión comercial, en 1888 crea la sociedad comercial "Fernando Rioja y Compañía", constituida por nuestro biografiado y dos comanditarios. El señor Rioja contrajo matrimonio en esa época con doña Sara Ruiz, con quien tuvo nueve hijos: Fernando, Arturo, Alberto, Guillermo, Sara, Blanca, Alfredo, Elena y Jorge.  Elena, falleció el año 1999 con más de 90 años en la localidad de Con-Con.

En 1895, don Fernando establece la fábrica de cigarrillos "La Corona", que dos años más tarde amplía considerablemente bajo el nombre de "Cía. General de Tabacos" y que en 1909 se transforma, mediante fusiones con varias otras en manos también de españoles, en la "Cía Chilena de Tabacos", que aún existe en situación casi monopólica bajo la sigla CCT. 
De ella fué su presidente -y su gran impulsor- desde aquella fecha hasta el día de su muerte en 1922. Tenía la "Compañía Chilena de Tabacos" fábricas en Valparaíso y Santiago. Prácticamente fue la que propagó el cultivo del tabaco en Chile y elaboraba todo el nacional, importando el resto. De esta forma cubría el 92% del consumo total de Chile. Muerto don Fernando, nadie desgraciadamente lo pudo reemplazar y la compañía pasó a ser controlada pocos años después por la British American Tobáceo (B.A.T.), sus actuales dueños.

También había creado en 1909 la "Tacna American Tobáceo Co", en la ciudad de Tacna, aún integrante de la geografía chilena. Esa manufactura alcanzó a un número de 400 operarios, y auspiciaba directa e indirectamente la chilenización de esa provincia, cuya nacionalidad debía determinar un plebiscito. En 1921, es trasladada a la ciudad de San Fernando y allí se la conoce como la "Cía. Inglesa de tabacos", dirigida y controlada también por el señor Rioja. Este llegó a dominar tanto este negocio, que en 1912 organizó en Buenos Aires la "Cía. Tabacalera Argentina", la que cinco años después vendió al Trust Tabacalero Argentino.

Hombre de múltiples iniciativas, en 1912 había establecido la "Imprenta y Litografía Inglesa", que más tarde fusiona con la "Imprenta Barcelona", de "Balcells y Cía.", y después, las dos unidas las junta a otras, para crear la sociedad de artes gráficas más grande de Chile en su época,"La Imprenta y Litografía Universo",que lo elige su Presidente,cargo que ocupaba hasta el día de su muerte en Julio de 1922.
Igual que tantos otros compatriotas, el señor Rioja una vez triunfante en el comercio y la industria, hace inversiones en la agricultura sin abandonar el campo de los negocios en que había surgido. Así, adquiere la Hacienda Aleones en 1919, de trece mil hectáreas de secano, de las cuales seis mil eran planas y el resto de lomajes suaves. Con esfuerzo y perseverancia consigue regar 2.500 hectáreas -inundando 250-, hace plantar tres millones de eucaliptus y 500 mil pinos insigne. Mantiene una seleccionada masa de catorce mil ovejas.
Presidía la ''Sociedad Manufacturera de Tejidos de Santiago", la que en 1921 fusionó a otras, naciendo la "Sociedad de Tejidos de El Salto", que por más de veinte años fue la más importante de Chile en su actividad. 
Había sido el fundador de la importante "Cía. Molinera San José de Loncomilla". Se distinguió asimismo en la minería y fue uno de los dueños de la "Cía. de Minas y Fundición de Calama", que presidió y que fue comprada por la Chile Exploration de Chuquicamata. Entre otras empresas de esa rama de la producción fue Presidente de la "Comunidad de Hierros de Bandurrias", de la "Sociedad Minera de Huanaco" y en 1920, de la "Cía. Salitrera Asturias".

Nombrado Director del Banco Comercial, figuró más tarde en el directorio fundador del Banco Español-Italiano en 1900 y finalmente es designado presidente del Banco Español-Chile en 1909, cargo que desempeña hasta su muerte en 1922. Igualmente, había participado en la fundación de la Cía. De Seguros "La Nueva España", la segunda creada exclusivamente por españoles.

Sintetizando, se podría decir que fue un hombre multifacélico en el campo de los negocios, armador de buques, presidente y fundador de bancos, compañías de seguros, comunidades y sociedades de minas de hierro, cobre, carbón, y petróleo, empresas salitreras y una gran fundición. Además, editor de periódicos, creador de imprentas que fusionadas dieron paso a la sociedad de artes gráficas mas grande y poderosa de Chile, dirigente de industrias de calzado, de tejidos, molineras y de otras diferentes manufacturas. También fue un gran agricultor y ganadero por cuenta propia, y creador de la "Cía. Chilena de Tabacos", una de las más importantes de esa época y aún de la actual.

Esto es lo que podemos señalar de el en cuanto al amplísimo campo de actividades comerciales, industriales, financieras y agrícolas que desarrolló. Pero mueve a la admiración la forma en que ofreció generosamente su tiempo, energía y dinero para colaborar en todas las instituciones fundadas por sus compatriotas antes que el llegara, como también para crear otras que sirviesen a Chile prestigiando a España.

Así, en 1893, participa como director en la fundación de la 7° Cía."Bomba España", de Valparaíso, la cual aún hoy mantiene su retrato al óleo en lugar de privilegio. Dos años después es elegido secretario de la Comisión Patriótica que preparó 200 hombres y envió un millón de pesetas en junio, como ayuda a España amenazada de guerra por los Estados Unidos.

Cuando se produce la destrucción del local del "Círculo Español" de Valparaíso a causa del terremoto de 1906, reinstaura esa institución el 9 de marzo de 1907, bajo el nuevo nombre de "Club Español" y naturalmente se le designa su primer Presidente. Tantos llegaron a ser sus servicios a esa entidad que en 1921, se le otorga por aclamación el título de Presidente Honorario.

Sus afanes españolistas lo llevaron a crear en 1917 la llamada "Asociación Patriótica de la Peseta Española", destinada a fundar en España una serie de establecimientos de enseñanza especial, que permitiesen entregar una base de amplios conocimientos comerciales e industriales, a los jóvenes que se dirigieran a América.
Le dan la presidencia y le acompaña un directorio verdaderamente selecto. A pesar de ello y sus dignos propósitos, la idea no prosperó.

Presidió la Comisión Organizadora de la Cámara Oficial Española de Comercio en 1919 y cuando ésta queda constituida el 15 de enero de 1920, se le designa para que encabece su directorio como Presidente. De manera que se le debe tener como el verdadero fundador de esa institución que hasta hoy perdura.

Al año siguiente, el desastre de Annual en la guerra de Marruecos hace vibrar a la colectividad española que se organiza en Comisiones Patrióticas, y de la de Valparaíso es Presidente don Fernando, la que consigue reunir y enviar 250 mil pesetas.

Fue declarado socio benefactor de la Sociedad Benéfica Provincia de Logroño y de varias otras instituciones. Quienes le conocieron señalaban que prosperó rápidamente e hizo una gran fortuna pero también gastó mucho dinero en obras de beneficencia. Para muestra un botón, hacia 1920 se dio la satisfacción de regalar tres aviones monomotores al gobierno chileno de la época.
En los últimos días de 1920 había llegado a Valparaíso en un navío de guerra la Embajada Extraordinaria que España envió a la conmemoración del descubrimiento del Estrecho de Magallanes, presidida por el infante don Fernando María de Baviera y de Borbón, primo y cuñado del Rey don Alfonso XIII. Fue el Príncipe muy agasajado por la colectividad hispana y por el señor Rioja, que le dio alojamiento en su casa, el hoy "Palacio Rioja", construcción de estilo francés entre las mejores que se pueden encontrar en Chile. El Acorazado España sufrió averías en los mares del sur lo que alargó la visita del Infante, que recibió nuevas atenciones de sus compatriotas y en especial, de don Fernando.

Los servicios a ambas naciones de ese ciudadano ilustre le hicieron acreedor a que se le reconocieran y fueran premiados por Chile con la honrosa condecoración de la Orden al Mérito y por España con la de Isabel la Católica, primero, y con el título nobiliario de Conde de Rioja de 
Neila, después, que le otorgara don Alfonso XIII en 1922, pocas semanas antes de su fallecimiento. Cabe señalar que ha sido el único español en Chile que ha sido distinguido con un título nobiliario.

Lamentablemente sus hijos, que fueron enviados a educarse en Europa, no supieron o pudieron conservar la fortuna y lentamente la fueron consumiendo hasta que finalmente en la década de 1950 debieron ceder el Palacio Rioja a la Municipalidad ante la imposibilidad de pagar las contribuciones territoriales. En ese palacio tuvieron lugar importantes recepciones, quien esto escribe tuvo la oportunidad de ver hace unos años las invitaciones y los menú en idioma francés de ellas. Una gran cantidad de estos documentos y algunos muebles los conserva, junto a la carta de concesión del título nobiliario firmado por Alfonso XIII, un bisnieto de Don Femando que se ha preocupado de mantener algunas documentos familiares. Este mismo bisnieto mantenía hasta hace poco más de un año en su casa a su abuela, última hija viva de Don Fernando.

La vida novelesca de Don Fernando Rioja Medel bien valdría la pena que fuera biografiada en todos sus detalles pues fue un magnate riojano que desarrollo a comienzos del siglo XX en Chile una vida comparable sólo a la de otros magnates contemporáneos en Estados Unidos como Rockefeller o Vanderbilt. Todos ellos preocupados de acumular dinero pero a la vez de desarrollar obras filantrópicas.


Datos facilitados por: Juan Antonio García Sánchez, de su libro "La Rioja y los Riojanos en Chile (1818-1970)"