Miguel Lacámara Bazo 

  Nacido en Villoslada y bautizado el 29 de septiembre de 1896. Fue primo hermano de Don Francisco Lacámara Ruiz. Efectuó sus primeros estudios en Villoslada y llegó a Chile en 1917, iniciando su actividad laboral en la sociedad "G. Larios y Cía. Ltda." en Santiago, posteriormente es trasladado por la sociedad a la zona sur del país, actuando en las localidades de Pitrufquen y Curacautín. En 1922 se traslada a la ciudad de Temuco pero ya como socio y representante de compras de la sociedad "Lacámara y Cía.".

En el año 1936 vuelve nuevamente a Santiago como socio administrador de esta empresa que había sido fundada en 1922 inicialmente por su hermano Juan junto con su primos Francisco y Felipe Lacámara Ruiz, que se habían independizado de "G. Larios y Cía. Ltda." formando la sociedad "Lacámara y Cía.". Ya para 1927 eran propietarios de las barracas "Iberia" en Avenida Matucana de Santiago. "Ambos Mundos'' en Avenida La Paz y "La Estrella" en Avenida Malta de Santiago. Además, poseían la barraca "El Sol" en la ciudad de La Calera. 
Eran también propietarios de los fundos madereros "San Miguel" en Curacautín con 900 hectáreas de raulí y "Villoslada", en Vilcún, con 1.200 hectáreas de bosques madereros. Siguieron creciendo y en la década de 1930 era una de las empresas de mayor importancia de la colectividad española y del sector maderero-forestal.

En el año 1948 se disuelve la sociedad dividiéndose los activos entre los hermanos Lacámara Ruiz, por una parte, y los hermanos Lacámara Bazo, por la otra. Don Juan y Don Miguel forman la sociedad "Lacámara Bazo y Cía. Ltda.", cuya principal barraca de maderas fue la "Iberia" ubicada en Avenida Matucana 1161 de Santiago con Oficinas en otras ciudades del país. Posteriormente adquirirían la gran hacienda Remehue en la zona de Los Lagos, sur de Chile.

Además de su destacada faceta empresarial, Don Miguel desarrolló una trascendente y reconocida labor hispanista en beneficio de la colectividad española residente en Chile. Su presencia y actuación relevante en múltiples instituciones hispanistas lo colocan en un lugar de privilegio en este aspecto, dentro de los riojanos y españoles llegados al país durante el siglo XX. Los principales aspectos de su actuación los podemos resumir de la siguiente forma.

En Curacautín a muy temprana edad fue Presidente del Centro Unión Española hasta 1922 en que trasladó su residencia a Temuco, preocupándose previamente de adquirir una sede para la institución. En Temuco fue Presidente de la Sociedad de Socorros Mutuos y Beneficencia hasta 1925 y desde 1926 hasta 1936 ocupó la presidencia del Centro Español, la que debió dejar motivado por su regreso a Santiago.

Durante este período le correspondió llevar a cabo la compra del local de la sede social de la entidad. En agradecimiento la colonia española le nombró Presidente Honorario y colocó su retrato en la secretaria. Radicado en Santiago en 1939 asumió la Presidencia del Circulo Español, cargo que ocupó hasta 1943. En este período logró concretar un deseo anhelado por esta institución desde hacía cinco décadas, como era la adquisición de una sede propia.
En una osada operación Don Miguel no quiso dejar pasar la oportunidad de comprar el magnífico Palacio Irarrázabal, ubicado en la Alameda número 1550, que estaba a la venta y con varios interesados. Comprometió su propio patrimonio en la transacción quedando sujeta la operación de compra del edificio a la posterior autorización de la Asamblea de Socios. Estos posteriormente aprobaron lo obrado, quedando así el Círculo como dueño de una extraordinaria y lujosa edificación que durante décadas ha sido un orgullo para la colectividad española. Durante su gestión se efectuó todo el alhajamiento y transformaciones necesarias para convertir esta sede en el centro social de la colonia española de Santiago. El Círculo Español le confinó en 1943 la distinción de Socio Honorario colocando su retrato al óleo en la sala del directorio, donde se mantiene hasta el día de hoy. 
Siguió ligado al Circulo como Director hasta fines de la década de 1960. En 1970 se incorporó como Director su hijo Julio. En 1942 se fundó la Sociedad Inmobiliaria Círculo Español de la cual fue su Presidente por varios años correspondiéndole en 1958 la compra de la casa Ochagavia, magnífico inmueble en la esquina de Avenida Alameda con San Ignacio colindante con la sede del Círculo. Ambos inmuebles fueron unidos interiormente quedando este último al servicio del Círculo.

Desde 1936 y hasta comienzos de la década de 1960 Don Miguel fue Presidente de la Sociedad Protectora de Villoslada por sus hijos en Chile, institución de la cual el fue su propulsor desarrollando diversas obras en beneficio de su pueblo natal, como fueron la compra de una maquina trilladora y la formación de la Plaza Chile, entre otras. Además de preocuparse de aquellos coterráneos en diversos estados de necesidad.

Desde 1946 hasta 1963 fue Presidente de la Suciedad Benéfica Provincia de Logroño, institución fundada en 1918 y que hasta hoy perdura con el nombre de Sociedad Benéfica La Rioja. Esta entidad es la que aglutina a los riojanos en Chile desarrollando desde sus inicios una importante labor filantrópica, cultural y de difusión de La Rioja. Al término de su gestión en 1963 fue designado Presidente Honorario.

Asimismo, entre otras designaciones en la década de 1950 fue Vicepresidente de la Cámara Española de Comercio, consejero y luego voluntario honorario de la Bomba España. Director de la Exportadora de Maderas de Chile S.A., Director de la Sociedad de Madereros, Director de la Sociedad Cultural Española. Fue además Socio Benefactor de la Sociedad de Beneficencia Española y del Hogar Español y Miembro del Instituto Chileno de Cultura Hispánica.

Sus méritos fueron reconocidos por los gobiernos español y chileno. El Gobierno español el 17 de mayo de 1943 lo condecoró con la Orden de Isabel la Católica, en el grado de Comendador. Durante la Presidencia de Don Juan Antonio Ríos el 12 de octubre de 1943 se le condecoró con la Orden al Mérito Bernardo O'Higgins en el grado de Comendador.

Durante 1951 viajó a España siendo recibido en audiencia especial por el Jefe de Estado Francisco Franco. En La Rioja el Ayuntamiento de Logroño lo nombró Huésped de Honor de la ciudad. La Diputación Provincial de Logroño lo nombró Hijo Adoptivo de la Provincia y su pueblo natal Villoslada de Cameros lo nombró Hijo Predilecto.

Don Miguel contrajo matrimonio en Chile el año 1921 con la Sra. Ana Peigna Morales con quien tuvo tres hijos: Alicia Lacámara Peigna, casada con el Dr. Samuel Puentes Silva, siendo sus hijos Miguel, Hernán, Samuel y Mario Puentes Lacámara.

Aurora Lacámara Peigna, casada con José Garmendia, siendo sus hijos Miguel Ignacio, José A., Manuel Angel y Ana María.

Y Julio Lacámara Peigna, casado con Gloria Zulueta Llano, siendo sus hijos Miguel, Julio y Anita.

Don Miguel falleció el 16 de Julio de 1976 en Santiago, rodeado del respeto y admiración de la colectividad española y riojana que se hizo presente en su funeral a través de elogiosos discursos fúnebres.


Datos facilitados por: Juan Antonio García Sánchez, de su libro "La Rioja y los Riojanos en Chile (1818-1970)"