Jesús Diez Martínez

  Nació en 1929 en Ventrosa de la Sierra, pueblo de emigrantes y ganaderos antiguamente y hoy de turismo en épocas estivales. Con sólo tres meses de edad emprendió el cruce del océano traído a Chile por sus padres, Rafael Diez Gil y Teodora Martínez.

Como él mismo ha relatado en entrevistas concedidas a la prensa, los inicios de sus padres en Chile y el propio fueron modestos. A los 14 años dejó de estudiar y comenzó a trabajar, ya que los recursos familiares eran escasos.

En un comienzo trabajó con su padre en una tienda de compra y venta de artículos usados y en una parcela en Punta Cortés, en Rancagua, donde según dice "estuve un año con ojotas y después no me podía poner los zapatos". En 1945 instaló una relojería denominada "Relojería y Joyería Suiza" en Rancagua, pero sin embargo el negocio no prosperó ni tampoco le gustó. Pero ocurrió que un fiel cliente de la relojería tenía un autobús, llamado en este tiempo góndola, que iba entre Rancagua y la localidad rural de San Francisco de Mostazal, máquina que compró con la ayuda de su padre.
Así, con sólo 19 años de edad se inició en el rubro de transporte en 1948. Un año después se atrevieron a crecer y compraron dos buses para cubrir la ruta Rancagua-Codegua-La Punta. "Las máquinas estaban en tan mal estado que muchas veces tenía que remolcarlas con bueyes para que funcionaran''. No obstante logró comprar otras máquinas.

El salto para el empresario vino en 1955 en que junto con casarse decidió abandonar Rancagua y establecerse en Santiago. En la gran capital la suerte comenzó a ir mejor. Con dos busrs, uno en recorrido urbano y el otro en la ruta Santiago-Rancagua el empresario vio que había un nicho de negocios interesante en la fabricación de carrocerías para terceros. "En esos años mi mayor ambición era tener un microbús por cada hijo. Lo que vino después no fue por ambición, sino motivado por la competencia y la lucha", comenta. A los dos autobuses se sumaron otros cuatro y en 1960 nace la conocida empresa JEDIMAR. Los vehículos comienzan a aumentar y al mismo tiempo inicia la compra de otras empresas de transporte que estaban en situaciones financieras complicadas. Una de ellas fue Tur-Bus. 
En 1965 Don Jesús Diez con buen olfato la compró y fusionó con JEDIMAR aumentando la flota a 15 buses. De ahí en adelante el desafío fue crecer y crecer año tras año, además de mejorar la calidad del servicio y de los vehículos.Hoy en día Tur-Bus cuenta con más de 800 autobuses de lujo que cubren desde Arica, en el extremo norte, hasta Puerto Montt en el sur. Es la empresa de transporte interurbano más grande de Chile.  Cuenta también con varias decenas de camiones para el transporte de equipajes y encomiendas y tiene desde 1995 un moderno terminal de buses que en su momento implicó una inversión de más de US$ 10 millones de dólares.  La empresa da trabajo a más de dos mil personas y tiene 170 oficinas operando a lo largo y ancho de Chile.
Durante 1997 Tur-Rus aspiró a algo mayor y creó la línea aérea AVANT, la que llegó a cubrir con sus vuelos todo Chile y logró una participación de más del 30 % del mercado local, llegando a ser la segunda línea aérea en importancia de Chile. Sin embargo, tres años después decidieron dejar el negocio aéreo ante la competencia desleal que planteó una nueva aerolínea que ingresó al mercado chileno.

En la actualidad el holding de transporte terrestre creado por Don Jesús y en el que hoy participan activamente sus hijos mueve a gran parte de la población de Chile desde un extremo a otro. Ésta es la perfecta culminación de los sueños de este riojano que muy pequeño abandonó Ventrosa de la Sierra, dejando atrás el río Najerilla y la Sierra de la Demanda, pero que siempre ha guardado el recuerdo y el cariño por su tierra que lo tienen todos los años como espectador de la fiesta de San Roque en su natal Ventrosa.

La capacidad empresarial, el empuje y la tenacidad de este ventrosino que ha sido capaz de levantar un imperio en el transporte de pasajeros le aseguran un lugar de privilegio entre los riojanos más destacados llegados a Chile.


Datos facilitados por: Juan Antonio García Sánchez, de su libro "La Rioja y los Riojanos en Chile (1818-1970)"