Celso Fidel Golmayo y Zupide

Abogado, campeón de Ajedrez de España. Nace en Logroño el 24 de abril de 1820 y fallece en La Habana el 1 de abril de 1898, donde había fijado su residencia como Fiscal del Tribunal Contencioso. Su fuerza de juego contribuyó al mejor progreso del ajedrez en la capital cubana. Golmayo participo en el famoso torneo de París del año 1867, que fue ganado por Ignatz Von Kolisch, superando a los mejores de aquella época, Steinitz, futuro campeón mundial, incluido. En este torneo Golmayo tuvo una actuación muy lucida y llegó a ganar a Steinitz en una partida de exhibición. 


  Disputo un encuentro frente al famoso maestro inglés J.H. Blackburne, que se encontraba entre los mejores del mundo, se pensaba que nuestro compatriota sería derrotado fácilmente, pero se vio muy pronto que era digno rival, ya que se batió sin perder la cara en ningún momento y, si buen perdió el encuentro, fue tras una dura batalla por +3-5=2.

El 15 de septiembre de 1885, se estable oficialmente el Club de Ajedrez de La Habana, bajo la presencia de Celso Golmayo, el cual llegó a ser el más famoso club ajedrecista del mundo a fines del siglo XIX. Desempeñó un activo protagonismo en el quehacer trebejístico de la isla e independientemente sus asiduos cambios de residencia, supo y podo aglutinar en torno suyo a la incipiente afición cubana, amén de alcanzar una esplendorosa vida, ya que por sus salones transitaron celebridades del mundo ajedrezado que unieron los siglos XIX y XX, entre ellos W. Steinitz (1888, 1889 y 1892); M. Chigorin (1889, 1890 y 1892); I. Gunsberg (1890); J.H. Blackburne (1891), Enm. Lasker (1893, 1906 y 1921); H.N. Pillsbury (1900); F. J. Marschall (1913); A. Aliojin (1939); R. Fine (1942); M Euwe (1945) y P. Keres (1960), entres otros.
Pero hay más, su principal mérito consistía en que bajo su regencia se había celebrado el 2do. y 4to. matches por el Campeonato Mundial de Ajedrez entre Steinitz y Tchigorin en 1889 y 1892.Ello, unido a la brillantez y magnificencia de sus eventos, dado por la frecuencia y calidad de los mismos, motivó a Steinitz bautizarlo con el nombre de el “Dorado del Ajedrez”. 

En 1897, por primera vez, se efectuó en el Club de Ajedrez de La Habana un torneo donde se ponía en juego el título de Campeón de Cuba. En el mismo no participó Golmayo, no obstante triunfó su hijo Manuel Golmayo de la Torriente, que había nacido en Cuba; luego del necesario match de desempate entre Andrés C. Vázquez.


Datos aportados por:
Joaquín Gómara

Riojanos Ilustres