Cosme Marrodan Rubio

Prelado español, nacido en Tudelilla, provincia de La Rioja, el 27 de septiembre de 1802 y fallecido en Tarazona (Zaragoza) el 13 de febrero de 1888. Cursó primeramente filosofía en el seminario de Logroño, y como las azarosas circunstancias por que atravesaba la Iglesia en 1822 - 1823, ocasionaron el cierre del Seminario, D. Cosme Marrodán se vio precisado a retirarse a su casa, en donde vivió dedicado a la agricultura.

  En 1825 pudo regresar a Logroño, prosiguiendo sus estudios hasta terminar los de Teología, cursando después derecho canónigo y teología en la Universidad de Zaragoza. Ordenado ya de sacerdote, obtuvo por oposición el curato de Viguera (Calahorra), que desempeño varios años como notorio celo, mereciendo que el municipio le declarase hijo adoptivo. Hizo primero oposiciones a la canongía penitenciaría de Burgos de Osma y ganó también por oposición la canongía lectoral de Tudela, siendo nombrado después previsor y en 1841 Gobernador Eclesiástico al quedar vacante aquella sede.

En 1846 fue nombrado con el titulo de predicador de su Majestad la reina. Puso de relieve su entereza al haberse negado a pronunciar su sermón en la capilla de Palacio, debido a haber observado poco recogimiento entre sus oyentes. Tuvo parte en la redacción del concordato y aprobado éste, y convertida la Catedral de Tudela en Colegiata fue nombrado canónigo de Zaragoza autorizándosele para seguir gobernando la Diócesis de Tudela, dispensándole el Papa de la residencia en Zaragoza.

En 1857 se le elevó a la sede episcopal de Zaragoza y en esta dignidad mostró también su firmeza, pues por medio de varias pastorales protestó del reconocimiento oficial que España hizo del recién creado reino de Italia, por considerar dicho acto atentatorio de los derechos inalienables del pontificado. Fue tal la energía de su lenguaje y tales sus ataques al Gobierno en dicha circunstancia, que en su comportamiento fue delatado al Consejo de Estado.

Elegido senador del reino por la provincia eclesiástica de Zaragoza en 1871, tomó una parte muy activa en las tareas parlamentarias, oponiéndose a la aprobación del matrimonio civil.
Su celo episcopal y la defensa que hizo en todas las ocasiones de los derechos de la Iglesia, le dieron entre los enemigos de esta cierta forma de intransigente y soberbio, pero los que le trataron íntimamente le tuvieron por el contrario, por un hombre bondadoso y muy tolerante, distinguiéndose por su afabilidad en el trato.


Fuente: Ayuntamiento de Tudelilla 

Riojanos Ilustres