Antonio Cillero Ulecia
(escritor)
Desengañado y tranquilo, pero con muchas cosas que contar, Antonio Cillero Ulecia (Navarrete, La Rioja, 13-07-1917 - Madrid 16-01-2007) vivió en Tobía, donde ha recaló tras enviudar y tras una vida repleta de aventuras y desgracias literarias. Un hombre que ha emigrado a América en varias ocasiones, que ha rozado la gloria literaria con mala suerte en otras tantas ocasiones y que ha vivido la Guerra Civil Española es, sin duda, alguien que tiene mucho que decir. Amable y dicharachero, Cillero Ulecia es, no obstante, la única persona que se ha jubilado en La Rioja con el oficio de escritor.

  Una especie de altar laico domina desde el fondo su jardín. Escrito con piedrecitas en él se lee solemnemente «Paz, Libertad, Cultura, Trabajo». En el dintel de su puerta, junto a un adorno metálico dedicado a Talía —musa del teatro— un azulejo reza: «Mi casa es mi mundo». Su hogar es sencillo y está lleno de libros, cuadros y esculturas ya donados a la Universidad de La Rioja.

Antonio Cillero Ulecia viajó a Buenos Aires antes y después de la Guerra Civil para buscarse la vida, después sería miembro fundador del Instituto de Estudios Riojanos, promotor de la constitución de la provincia de Logroño en comunidad autónoma independiente y académico de la Real Academia Hispanoamericana. Pero, sobre todo, es escritor. Entre sus muchas obras (más de 150), la mayoría inéditas, ha firmado obras de teatro, poesía y unos destacables libros de geografía y literatura riojana, así como cuatro volúmenes de sus memorias. Lo cierto es que para bien y para mal, ha sido finalista de importantes premios literarios con novelas como Vida y desventura de Tiago Hernáez (finalista del Premio Alfaguara 1972), Ajuste de cuentas (finalista del Premio Nadal 1995) y obras de teatro como La libertad encadenada (finalista del Premio Lope de Vega 1969).
Entre su obra publicada destacan las obras de teatro Testigo de una pasión (Buenos Aires, 1960) o Confesión pública. Monólogo satírico en dos actos (Escélicer, Madrid, 1963), libros de poesía como El llanto de las fuentes (1973), Mi sentir y mi canción (1973) o las antologías Callado padecer. Poesías 1970-1976 (1977) y Mi canto general. Antología poética 1936-1996 (1996), las novelas de género picaresco Pascasio y vinagre (1980) y su continuación Vinagre cabalga solo (1993) o los estudios El Cisne del Najerilla (1971) sobre el poeta Esteban Manuel de Villegas, El Najerilla, una cuenca desconocida (1975) y Prehistoria e historia de la Villa de Navarrete (1992).
Después de unos años en los que se ha sentido «poco valorado en La Rioja», Antonio Cillero Ulecia ha visto en parte recompensada su labor literaria y toda su trayectoria gracias a la publicación del poemario Mi lanza y mi condena (Ediciones del 4 DE AGOSTO, 2005), título y obra que resume, respecto a lo literario, toda su vida.


Información facilitada por:  Diego Marín A.

Riojanos Ilustres