Armando Buscarini
(escritor)
Armando Buscarini (Ezcaray, 1904-Logroño, 1940), seudónimo de Armando Antonio García Barrios, hijo de padre desconocido y madre que emigró a Argentina pero volvió a La Rioja para dar a luz a su hijo, viajó siendo muy joven a Madrid, donde se convirtió en ejemplo de la bohemia literaria a comienzos del s.XX, paradigma del «poeta maldito» y donde publicó su primer poemario, Ensueños (1919), así como algunos poemas en periódicos como La Libertad, Nuevo Mundo, El Imparcial o La Tribuna.

 
A éste siguieron otros opúsculos, folletos y sueltos literarios autoeditados como los poéticos Cantares (1919), Sombras (1920), El cancionero del arroyo (1920), Rosas negras (1921), Romanticismo, Yo y mis versos (1921), Dolorosa Errante (1921), Poemas sin nombre (1921), El umbral del recuerdo, Por el amor de Dios (1922), Mis memorias (1924), Primavera sin sol (1924), El rey de los milagros (1924), Baladas (1926) o Los Lauros (1926); los narrativos El arte de pasar hambre, San Antonio de la Florida, El aluvión (1924), Maruja la del Cristo (1924), La Reina del Bosque (1925) o La cortesana del Regina (1927) y los dramas teatrales Sor misericordia (1923; escrita junto a Mario Arnold), Los dos alfareros (1927) o El rufián (1928).

Residente ocasional primero del Departamento de Dementes del Hospital de Madrid desde 1923, luego fue ingresado y trasladado al Manicomio Provincial de Valladolid en 1929 y finalmente al Hospital Psiquiátrico de Logroño en 1932, donde murió, enfermo de tuberculosis pulmonar.
Protegido de amigos y solidarios mecenas como los hermanos Álvarez Quintero, Eduardo Marquina, Alfonso Vidal y Planas o Alfonso Hernández Catá y personaje de memorias y cuadros de costumbres de escritores contemporáneos como César González-Ruano, Ramón Gómez de la Serna o Rafael Cansinos-Assens, su vida fue posteriormente investigada y retratada por el médico Alberto Escudero Ortuño, director del Hospital Psiquiátrico Reina Sofía de Logroño, en su libro Por los caminos de Hipácrates (Noguer, 1981). Pero la popularidad literaria se la otorgó el escritor Juan Manuel de Prada: primero usándolo como personaje en su novela Las máscaras del héroe (Valdemar, 1996; Premio Ojo Crítico RNE de Narrativa), luego como protagonista de la semblanza Armando Buscarini o el arte de pasar hambre (AMG, 1996; IV Premio Café Bretón) y, finalmente, como símbolo en el ensayo Desgarrados y excéntricos (Séix Barral, 2001); reeditando además sus obras La Reina del Bosque, La cortesana del Regina y una selección poética de su obra en el libro Cancionero del arroyo (Gobierno de La Rioja, 1997) y Mis memorias (AMG, 1996).

En el año 2004, con motivo del centenario de su nacimiento, Ediciones del 4 de agosto organizó el ciclo de conferencias ‘I Centenario Armando Buscarini’, cuyo colofón es la publicación del libro recopilatorio de la obra poética de este autor Armando Buscarini. Antología poética (in)completa (2005) de Diego y Rubén Marín A.


Información facilitada por:  Diego Marín A.

Riojanos Ilustres