Bonifacio Gil García

Nace en Sto. Domingo de la Calzada (La Rioja) en 1898 y desde niño surje su afición por el folklore y la música como cantor en el coro de el convento de S. Francisco primero y como músico militar (su profesión) después.

  Fruto de dicha profesión, es destinado a Badajoz donde despliega una incesante actividad musical fundando el Conservatorio de Badajoz, creando el Orfeón de la ciudad y comenzando su trabajo investigador de la música tradicional a través del Centro de Estudios Extremeños.

Permanece allí hasta 1947, año en que se traslada definitivamente a Madrid, hasta su muerte. Auspiciado por el CSIC, recogió el material para los cancioneros de Granada, Ciudad Real, Cádiz y Toledo (inéditos hasta el momento) sumando un total de unas 2000 canciones. Así mismo publicó además el Cancionero Popular de La Rioja, su región natal. Además, junto a García Matos realizaría el trabajo de campo que derivaría en la publicación conjunta del Cancionero de la provincia de Madrid. Otras obras de Bonifacio Gil son el Cancionero Taurino, el Cancionero Infantil, el Cancionero del campo, entre otros muchos.
 En 1964 fallece en Madrid dejando todo este legado musical a las futuras generaciones de investigadores y estudiosos del folklore. 


Fuente:
La Flauta y el Tamboril
Colaboración: Wenceslao Martínez Calonge

Riojanos Ilustres