Adeline Virginia Stephen (Virginia Woolf) , nació en Londres el 25 de enero de 1882. Su familia pertenecia a la clase media alta. Su padre fue Sir Leslie Stephen, crítico literario y el primer editor de ' The Dictionary of National Biography'. Su madre (Julia) viuda de Herbert Duckworth y sobrina de la fotógrafa pionera Julia Margaret Cameron, fue la segunda esposa de Sir Leslie Stephen. Fue la tercera de cuatro hijos; precedida por: Vanessa, quien más tarde sería pintora ; y Thoby, quien murió de la fiebre tifoidea en 1906 nada más graduarse en Cambridge. El hermano mas pequeño se llamaba Adrian, que fue médico. Virginia tuvo además 4 hermanos más, tres del anterior matrimonio de su madre (George, Stella y Gerald) y una hermana

por parte de padre.

Como la mayoría de las mujeres de la época fue educada al igual que su hermana Vanessa en su casa, con tutores privados y nunca fue a la escuela, y de ello se lamentó durante toda su vida, sobre todo porque no le parecía justo que mientras ella debía contentarse con los libros de su papá, sus hermanos si habían tenido la oportunidad de estudiar formalmente y obtener una carrera. Sin embargo, la ausencia de educación formal, la compensó gracias a que tenía total y libre acceso a la nutrida biblioteca de su padre, la cual ella devoró una y otra vez a lo largo de su vida, con un impresionante compromiso. Ambas hermanas muestran desde jóvenes inclinaciones artísticas, la una por la pintura y la otra por las letras. Sin embargo, mantienen sus inquietudes en secreto; se apoyan y estimulan mutuamente, para no ser aplastadas por la autoridad paterna. De ambas, Virginia es, tal vez, la que mejor cumple con sus ambiciones creadoras.

Quedo huérfana de madre a los 13 años y fue a partir de ese momento cuando Virginia empezó a sufrir síntomas de la periódica enfermedad mental que fue la plaga de toda su vida, presentando estados alternativos de depresión y júbilo. Su hermana mayor Stella que fue para ella como una segunda madre para ella, tambien muere y posteriormete en 1905 muere su padre y la joven Virginia intenta suicidarse.

En este mismo año Vanessa, Virginia y Adrian Stephen se trasladaron a su casa en Gordon Square, en Bloomsbury que se convirtió en lugar de reunión de librepensadores y antiguos compañeros de universidad de su hermano mayor. En dicho grupo,participó el economista, historiador y ensayista Leonard Woolf. Las primeras asambleas del grupo de Bloosbury, incluían a: Clive Bell, Lytton Strachey y Leonard Woolf. Entre 1910 y 1911 se unieron a ellos el crítico de arte Roger Fry y el novelista E.M. Foster, los cuales, llegaron a ser grandes amigos de Virginia.

En 1904, Virginia empezó a hacer artículos y críticas regularmente en ' The Guardian ', gracias a la presentación de su amiga Violet Dickinson. Su primera crítica de ' The Son of Royal Langbrigh ', de William Dean Howells, apareció el 14 de diciembre; el artículo sobre la casa de Brönte apareció la siguiente semana. En 1905, empezó a escribir críticas para ' The Times Literary Supplement ' y lo siguió haciendo el resto de su vida. A finales de ese año, ella fue , también, invitada a dar clases en Morley College ( un instituto para mujeres y hombres de la clase trabajadora ).

Su hemano Thoby muere en 1906 y en este mismo año su hermana Vanessa —pintora se casó con el crítico de arte Clive Bell.

En 1912 se casa con Leonard Woolf y cuantro años mas tarde ambos fundaron la editorial The Hogarth Press, que le sirvió de puente para lanzarse al mundo de las letras.

Al principio, Virginia duda de su capacidad como escritora; sobre todo, porque desde pequeña se le enseñan los destinos únicos de la mujer: el matrimonio y la maternidad.

Ella y el movimiento "Bloomsbury " cambian la noción narrativa de linealidad cronológica y el tiempo es objeto sólo de experimentación técnica. Utiliza el Flash- Back o analepsis para mantener la intriga, la estructura de la narración se compone de una línea de tiempo cronológica desde la que se van dando saltos hacia atrás, al recuerdo, para volver de nuevo a la línea principal en la que se producen los principales cambios escénicos.

Sus primeras novelas, Fin de viaje (1915), Noche y día (1919) y El cuarto de Jacob (1922), ponen de manifiesto su determinación por ampliar las perspectivas de la novela más allá del mero acto de la narración. En sus novelas siguientes, La señora Dalloway (1925) y Al faro (1927), el argumento surge de la vida interior de los personajes, y los efectos psicológicos se logran a través de imágenes, símbolos y metáforas. Los personajes se despliegan gracias al flujo y reflujo de sus impresiones personales, sentimientos y pensamientos: un monólogo interior en el que los seres humanos y sus circunstancias normales aparecen como extraordinarios. Influida por el filósofo francés Henri Bergson, Woolf, como el escritor francés Marcel Proust, se adentra en la idea del tiempo. Los acontecimientos en La señora Dalloway abarcan un espacio de doce horas y el transcurso del tiempo se expresa a través de los cambios que paso a paso se suceden en el interior de los personajes, en la conciencia que tienen de sí mismos, de los demás y de sus mundos caleidoscópicos.

De sus restantes novelas, Las olas (1931) es la más evasiva y estilizada, y Orlando (1928), más o menos basada en la vida de su amiga Vita Sackville-West, es una fantasía histórica a la vez que un análisis del sexo, la creatividad y la identidad. Además escribió biografías y ensayos tan famosos como Una habitación propia (1929), donde aparece una crítica por la poca valoración de los derechos de la mujer. Su correspondencia y sus diarios, publicados póstumamente, son valiosos tanto para los escritores en ciernes como para los lectores de su obra, y sus obras de ficción son el antecedente de la novela psicológica en la literatura inglesa.

Otras obras de la autora son: Los años, Tres guineas; un espléndido alegato que unía feminismo, antifascismo y pacifismo. Viajes y viajeros, Cartas a mujeres, Momentos de vida y Diario de una escritora.

Virginia Woolf representa un hito en la literatura inglesa y como mujer representa la lucha titánica entre los deseos, sueños, expectativas y búsqueda de su propio ser y afectividad. Se sumerge junto a sus personajes en la sensibilidad, en un mundo en el que no es necesaria la acción de los acontecimientos que normalmente dan movimiento a una historia. Ella busca un nuevo método estilístico, una narrativa cultural capaz de deconstruir la Historia que había erigido a los hombres en árbitros de los destinos de la humanidad. A lo largo de toda su vida sus intereses fueron evolucionando y construyendo todo un mundo rico de preocupaciones, que comenzaron siendo literarias, pero que sin duda terminaron siendo políticas y personales. Su técnica del monólogo interior y estilo poético se consideran entre las contribuciones más importantes a la novela moderna.

Defensora del feminismo, urgió a las mujeres a luchar en contra de las violencias cotidianas contra sus cuerpos y voluntades, y contra la alta política de los varones, es partícipe de los profundos cambios culturales que trajo una nueva era. Sus obras no sólo se impregnan de sus vivencias, sino también de los acontecimientos que se suscitan a fines y principios de los siglos diecinueve y veinte: la aparición de la psicología, el cinematógrafo, la Primera Gran Guerra, la rebeldía de las vanguardias pictóricas y literarias, que originó, entre otras escuelas, al Cubismo, son fuente inagotable al construir sus historias; de tal manera que al irrumpir en su intimidad, asistimos también a un momento histórico.

El 28 de marzo de 1941 tras su última crisis y de haber escrito dos mensajes, uno para su marido Leonard y otro para Vanessa, se llenó los bolsillos de piedras y penetró al río Ouse donde murió ahogada dejándose arrastrar por la corriente del río.

Rincón Literario