Mª Teresa Gil de Gárate
Testimonios

De los Superiores "Mayores" Salesianos.
Don Modesto Bellido. 
Ha ocupado cargos de alta responsabilidad, durante muchos años, en el Consejo Superior de la Congregación Salesiana. 
"Traté a María Teresa en dos o tres viajes que realicé a España en los primeros tiempos de nuestra casa en Logroño. 
Desde los primeros momentos, me manifestó su deseo de que aceptáramos las Escuelas. Me dio la impresión de una mujer de profundo espíritu cristiano y apostólico. Se hallaba encariñada con Don Bosco, y a toda costa, deseaba que su sistema se practicara en el Centro". 

Don Emilio Hernández, provincial. 
"Tuve noticia de Los Boscos desde los primeros viajes que hice, como Provincial, a Logroño. Mi primera visita al Centro tuvo lugar el 9 de Enero de 1962. Los chicos internos volvían de sus vacaciones de Navidad. Su encuentro con María Teresa era afectuosísimo. Comentaban de manera animadísima las incidencias de las vacaciones. La impresión que daban es de que se trataba de una verdadera familia". 


Carta del Tte. General Gallarza. 

Madrid, 19.6.1984.
Estoy en contacto desde hace muchos años con María Teresa Gil de Gárate.
Hube de ocuparme de ella por razones de salud; permaneció cerca de un mes en el Hospital del Aire y salió sin que pudieran los médicos conseguir nada. Conocían mi interés por ella y el diagnóstico era fatal.
Como persona dedicada al bien hacer para todos, creó la Institución Educativo-Social Los Boscos, en donde se han formado, de aquellos golfillos, hombres, muchos de cierta categoría en todos los aspectos. Todos la quieren como si fuera su madre. 
Con González Gallarza

Don Matías Lara
, provincial salesiano, responde desde Bilbao el 24 de junio de 1984: 
"Conozco a María Teresa desde hace cinco años, que fui nombrado Provincial. Es una de esas mujeres de fe que han hecho milagros y a las que la sociedad debe mucho. En mi encontrarán ella y sus colaboradoras un admirador y defensor. 
En todo caso, María Teresa y todas sus colaboradoras contarán siempre con nuestro aprecio y oración, porque se han hecho acreedoras a nuestra admiración.
Cuente Vd. también con mi estima y oración" 

El P. Francisco Arribas, jesuita. relata: "Muchas veces hablé con ella: era un alma entregada a Dios por la vía del apostolado. Mujer de temperamento activo, pero alma de intensa vida espiritual y de frecuente oración. Su cultura no alcanzaba altas cotas, ni estaba especializada o titulada en pedagogía, pero sabía amar y con la cultura del amor realizaba grandes empresas y conquistaba el afecto de sus chavales, tan fervorosos ellos. Deseaba para su Centro el mayor progreso técnico; pero, ante todo, que los muchachos conocieran a Dios, y su vida se mostrara sólidamente eucarística y mariana; objetivo que consiguió con las muchas generaciones que se sucedieron en el Centro. Durante los últimos años de su vida comprobó, con pena, que ese su ideal, con el cambio de los tiempos, no se lograba alcanzar con la intensidad por ella deseada". 
De nuestras autoridades
Nunciatura Apostólica. 
Protocolo nº 1982/60.
"Mis reiteradas felicitaciones por el bien que esa querida Institución Educativo-Social "LOS BOSCOS" hace a la juventud, mereciendo el aplauso,  cariño y apoyo de todos, le imparto una especial bendición, extensiva a esos queridos acogidos en la Obra y a los protectores de la misma".
Madrid, 6 de diciembre de 1960.
Hildebrando Antoniutti
Nuncio Apostólico.

Con el Nuncio Mons. Antoniutti


Obispado. 

"Obra de humildes y para humildes, inspirada por la Caridad cristiana y sostenida por el sacrificio que vive en la savia fecunda de la Cruz. La Obra de "LOS BOSCOS", mientras conserve estas esencias evangélicas, perdurará y producirá frutos de redención y contará con las bendiciones del Cielo y la protección de las almas buenas".
Logroño, noviembre 1946.
Fidel
Obispo.

Gobierno Civil. 
"De la visita al Centro de "Los Boscos" y del entusiasmo de las benditas personas encargadas de su dirección se sale fortalecido espiritualmente.
Que Dios siga bendiciendo esta magnífica Obra que cuenta con todo nuestro cariño, y a la cual ayudaremos en la medida de lo posible".
Logroño, 19 septiembre 1946
Alberto Martín-Gamero
Gobernador Civil.

Alcaldía de Logroño. 
"Adaptación magnífica de la clásica Escuela Dominical al sentido de cristiana justicia social que la Acción Católica opone a la creciente corrupción social del materialismo".
Logroño, 14 septiembre 1946.
Julio Pernas
Alcalde.

"Premio Wellington" por su labor social.
En grandes titulares, Nueva Rioja anunciaba el 12 de enero de 1971 la alegre y honrosa nueva. Y comentaba: 
"Una grata noticia. (...) El Jurado, que decide los Premios Wellington - estimó oportuna la concesión al Centro logroñés de uno de estos codiciados galardones. Concretamente la distinción que corresponde al lema Civismo o ciudadanía se debe a la gran labor social que desarrolla este popular organismo docente. Nos alegra de veras el premio concedido, porque Los Boscos son un Centro de clara vertiente social dentro del panorama educativo logroñés". 

El 26 de enero de 1971 se efectuó la entrega de los premios. El del Centro lo recogió, en nombre de María Teresa -a quien no le fue posible desplazarse a Madrid- don Eduardo González Gallarza, Presidente de Honor de Los Boscos. En el acto estuvieron presentes doña María Josefa Iñiguez, Secretaria General del colegio; doña Milagros Pastor, viuda de Cabañas -insigne benefactora de la Obra-, y los señores Pina". 

Lazo de Alfonso X el Sabio.
Seis años después del Premio Wellington, recibe María Teresa otro regalo de excepción desde el Palacio de La Zarzuela. El oficio viene redactado en estos términos: 
Juan Carlos I, Rey de España, Gran Maestre de la Orden Civil Alfonso X, el Sabio, y en su nombre el Ministro de Educación y Ciencia, Gran Canciller de la misma, en consideración a los méritos que en Vos concurren, ha tenido a bien concederos el lazo de Alfonso X el Sabio.
Madrid, 24 de junio de 1977.

El Premio de su Señor.
Pero el otorgamiento del Máximo Galardón estaba reservado al Rey de reyes, a Jesús de Nazaret que, inmensamente rico, se abrazó a la pobreza para morir por nosotros y hacernos partícipes de su Reino. La roja flor de la caridad fue trasplantada, gloriosa, en el cielo, el 11 de enero de 1985, a los setenta y nueve años de edad. 
"María Teresa Gil de Gárate, los boscos no te olvidan".

Introducción Su familia El campo de sus trabajos
Deja su casa para estar con sus alumnos

Fechas de su vida


Datos facilitados por: José Luis Bastarrica y Santos Sastre escritores del libro ""Los Boscos, una obra social".