Manuel Antonio García Herreros Sáenz de Tejada
Ministro de Gracia y Justicia en la Regencia de María Cristina (1835)
Fue el 6 de octubre de 1832, durante la enfermedad de Fernando VII, su esposa María Cristina es proclamada Regente. Comienza una situación transitoria y con el ministro Cea Bermúdez. se promulga una amnistía que permite el regreso al país de más de 10.000 liberales desterrados. Entre ellos vendrían también García Herreros. Sucedió el Gobierno de Martínez de la Rosa, con su famoso Estatuto Real de 1834. Posteriormente, el 7 de junio de 1835, el Conde de Toreno formó gobierno y da la cartera de Gracia y Justicia a su amigo García Herreros.
El Gobierno de Toreno se encontró con la circunstancia favorable del levantamiento del sitio de Bilbao, después de caer herido Zumalacárregui. Entre las acciones políticas más reseñables de este ministerio se pueden enumerar: consigue que Francia. Inglaterra y Portugal, ya que no la intervención armada que solicitara Martínez de la Rosa, acordaran la formación de legiones de 4.000 y 5.000 hombres para auxiliar a España en su guerra con los carlistas: restablece la Pragmática de Carlos III, publica dos decretos nada gloriosos: uno de 4 de julio acordando la expulsión de los jesuitas y otro de 25 de julio, suprimiendo los conventos en que hubiera menos de 12 religiosos, lo que dio lugar a la clausura de 900 monasterios: al cumplirse esta disposición, en Zaragoza, Murcia, Barcelona y otras poblaciones se cometieron por las turbas desmanes y atropellos inauditos contra los religiosos, frailes y sacerdotes. En esta época surgen con fuerza las Juntas Provinciales, que emancipadas del Poder Central, obran como soberanas.

Mª Cristina

El gobierno, en una línea de liberalismo moderado, no accedió a conceder la libertad de prensa y se enemistó con la Milicia urbana y con las Juntas Provinciales, elementos ambos de influencia decisiva en el campo liberal. De nada sirvió a Toreno decretar la disolución de las Juntas acusadas de usurpar la autoridad real.

En tales circunstancias, impotente el Gobierno de llevar las riendas de la nación, llega el electo ministro de Hacienda, Don Juan Álvarez Mendizábal: habiéndose negado a hacerse cargo de su departamento, la Reina le encarga la formación de nuevo Ministerio. De este modo, el 14 de septiembre cesa el equipo de Toreno y con él cesa García Herreros como ministro de Gracia y Justicia.
Meses difíciles fueron para la gestión de nuestro ministro, empeñado una vez más en llevar una línea moderada dentro de su liberalismo. No tenemos datos concretos de su actuación; lo que sí nos consta es la honradez de su persona: «García Herreros supo captarse en la secretaría de su cargo el aprecio de sus subordinados y cuantos le conocieron y trataron hicieron siempre elogios de su rectitud y probidad, y al mismo tiempo, de la dulzura de su carácter y elevación de sentimientos» 

Introducción

Nacimiento, infancia y juventud

Diputado de las Cortes de Cádiz

El perseguido del absolutismo Ministro  con Fernando VII Conclusión


Esta información ha sido elaborada por, José Luis Moreno Martínez, para el libro
"El Camero Viejo" publicado por la Asociación de San Román de Cameros