Eduardo González-Gallarza Iragorri

Fuente: "Un caballero del Aire" escrito por el general José Sánchez Méndez en el diario ABC el 18 de abril de 1998

Eduardo González-Gallarza Iragorri nació en Logroño, el 18 de abril de 1898, en el seno de una familia de gran tradición militar. Su padre, el coronel de Infantería Cruz González Gallarza, llegó a desempeñar en Filipinas los cargos de gobernador político-militar de la provincia de San Fernando y Jefe de la Guardia Civil Veterana.
A los quince años ingresó en la Academia de Infantería de Toledo y, tras desempeñar como alférez varios destinos en Marruecos, ingresó en 1920, ya como teniente, en la Escuela de Aviación Militar. Ascendido a capitán en 1923, fue profesor en la escuela de Vuelo de Cuatro Vientos y participó en numerosas campañas militares en el Norte de África siendo condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando.

El 5 de abril de 1926 , junto con los capitanes Lóriga y Esteve, inició la extraordinaria aventura del vuelo entre Madrid y Manila. A bordo de tres aviones "Breguet 19" recorrieron en 39 días los 17.500 kilómetros que separan estas dos ciudades, siendo acogidos como auténticos héroes. Fueron recibidos por las autoridades filipinas y la Universidad Católica de Santo Tomás les concedió el título de "ingeniero honoris causa".

De regreso a España fue ascendido a comandante y participó en dos intentos de dar la vuelta al mundo que finalmente resultaron fallidos. El primero fue en agosto de 1928 a bordo del Dornier Super Wall "Numancia", y el segundo en 1929 con un Dornier Wall. En este último tuvieron que realizar un amerizaje forzoso cerca de las Azores, permaneciendo perdidos durante ocho días hasta que fueron rescatados por un portaviones británico.

Después de desempeñar el cargo de Jefe del Estado Mayor, fue ascendido a general de brigada en 1941 y a general de división en 1945, siendo nombrado entonces Ministro del Aire. En los doce años que permaneció como ministro, llevó a cabo una labor fecunda de modernización y de creación de infraestructuras aéreas, tanto militares como civiles. Creó la Escuela Militar de Paracaidismo y dotó a la Aviación española de un servicio de Búsqueda y Salvamento.

"Don Eduardo", nombre con el que se le conocía en los ambientes militares como muestra del afecto, respeto y admiración que todos sentían hacia él, falleció el 24 de marzo de 1986, a los 88 años de edad.

Los primeros a Filipinas