José de la Cámara y Moreno

El bienhechor. Nacido en Laguna en 1798, descendiente de Hidalgos de Tejada, a la muerte de su madre en 1821 marcho a probar fortuna en México, probablemente recomendado por los hermanos Ortigosa, donde trabajó en el comercio, con tanta honradez y laboriosidad, que a los pocos años, el amo de la casa le nombró heredero de sus bienes, aconsejándole, no mandándole, que si se mantenía soltero (cual se mantuvo de por vida), los invirtiera en obras benéficas, a toda su voluntad y talento. Recogió herencia, regreso a España, y fijo su residencia en Madrid.

Hombre religioso llevaba una vida de lo mas ordenada: cada mañana hacia sus devociones, oía una, dos o más misas; de diez a doce despachaba sus negocios; de doce a tres, comida y siesta. Por la tarde asistía a las funciones religiosas, Vía-Crucis, jubileos y otras por el estilo; recogerse tempranito en casa, departir un rato con tres intimos y acostarse.
Un día si y otro también, su ama de gobierno recibía esta orden: "ponga usted comida para cuatro o cinco huéspedes". Y a las doce en punto recogía a sus huéspedes, mendigos, y les daba un festín opíparo.

Además, en su dormitorio, había un féretro cercado de seis blandones. Cuando llegaba la hora de acostarse, encendía los blandones, postrándose frente al ataúd, rezaba con gran devoción el Oficio de Difuntos, y luego, levantándose, apagaba los cirios y... a dormir tranquilamente. ¿Manía o locura?

Pero D. José hizo muchas otras cosas. Cada año el día de San José, mandaba repartir limosnas de diez, cincuenta y cien pesetas, mas algunos vestidos entre las familias pobres de Laguna y anualmente daba regalos (la casulla) a la parroquia de Laguna y mil reales para sostener el culto, al igual que izo en Madrid en la restauración de la Iglesia de San José, la Parroquia de Santa Cruz y la mayor parte del Jubileo en la iglesia de San Martín, así como ayudo a multitud de hospitales de Jerez, Cádiz o Sevilla.

Por lo que realmente se le recuerda en Laguna es por la Fundación de las Escuelas, en 1843 la de niños y en 1859 la de niñas, mando construir dos locales amplios y bien saneados, las dota con 125.000 Ptas. de las de antes, antes. Nombra Patrono al párroco y copatronos al Alcalde, al Procurador sindico, y a los dos mayores contribuyentes. Como religioso que es pone la escuela de niños bajo la inmediata protección de Maria Santísima, Madre de Dios y Señora Nuestra, en advocación de su Purísima Concepción, y también de su Castísimo Esposo San José; y la de niñas, bajo la protección de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Admite a niños y niñas hasta los diez años, aunque no sean nacidos en Laguna, ni hijos de vecinos. Se les enseñara a leer, escribir, contar, ortografía.


Datos facilitados por: Ángel Iñiguez