Francisco Blanco Nájera

Nació el 24 de mayo de 1889 en Logroño (La Rioja), en el seno de una familia  humilde y ya, desde niño, se acostumbra a vivir sin lujos, con sencillez de vida, humilde; pero con una vitalidad extraordinaria.
Empieza sus estudios en el seminario de Logroño "valiéndose de mil fatigas para hacer la carrera". 
El 20 de diciembre de 1913 es ordenado sacerdote en Comillas. A partir de esta fecha, comienza su vida infatigable de apóstol. La mayor parte se desarrolla alternando las ciudades de Córdoba y Jaén.
En todos los servicios que presta a la Iglesia --desde los más diversos puestos-- vive siempre para JESUCRISTO, Divino Maestro. Por Él trabaja, por Él ama, por Él "inventa" nuevas empresas, por Él escribe... 

" Ahí están los jóvenes, los maestros, los niños, las familias, los obreros, los sacerdotes... a todos llegan las ansias pastorales de Francisco".

En 1944 es consagrado Obispo de Orense. En estos momentos, su actuación se centra en su diócesis. Durante siete años de episcopado va a desarrollar una labor ingente como Padre y Pastor. Su proyecto pastoral abarca los más diversos sectores y, para llegar a todos, fomenta la catequesis, las visitas y cartas pastorales, construye una Casa de Ejercicios y un nuevo Seminario, funda la Asociación Sacerdotal del Beato Ávila...

En este mismo año (1944) decide, junto con Soledad de la Cruz, fundan la Congregación de Religiosas Misioneras del Divino Maestro dedicada a la enseñanza de los pobres por el AMOR APASIONADO A JESUCRISTO. También es fundador de la Asociación de Cooperadores Seglares del Divino Maestro.

Muere en su diócesis de Orense (España) el 15 de enero de 1952. Las Misioneras del Divino Maestro, presentes en casi todo el mundo, continúan hoy - ya en el siglo XXI - su obra entregadas a la educación integral (humana, cristiana y científica) de niños y jóvenes.

Información aportada por: Pedro Felipe de la Iglesia