Abel San Martín
( Barberito I )

Pelotari. Nació en el seno de una familia numerosa en la localidad riojana de Baños de Río Tobía, el 11 de Septiembre de 1927. Su padre era el barbero del pueblo, y por ello tomó Abel el sobrenombre. Su padre había sido pelotari en los años 40.

En Nájera, localidad próxima a Baños de Río Tobía, existía un trinquete donde los días de mercado se concentraban las gentes del valle del Najerilla y se concertaban desafíos pelotazales. Un día el barbero de baños concertó un desafío, con su hijo Abel de pareja. Los contrincantes creían que lo tenían fácil, pero surgió la sorpresa y desde entonces Abel quedó bautizado como Barberito

La federación Riojana fichó al muchacho y en el año 1947, en Barcelona, consiguió el título de Campeón de España aficionado en mano individual y, acompañado de Titín, otro pelotari riojano, también ganó el partido final de mano parejas. 

En 1951, pasa a profesionales y en el año 1953, conquistó el mayor galardón posible: Campeón de España, llegando a la final, pero Miguel Gallastegui le negó la apoteosis de la final y pasó a obtener el título de campeón. En 1954 perdió la final frente a Soroa por un contundente 22 a 4.

Fue la gran figura que consagró el prestigio de La Rioja en el mundo pelotazale, equiparándola a las provincias vascas. Paseo su timidez por todos los frontones, marcando con su juego toda una época. Era catalogado como "artista", calificativo que contados pelotaris han tenido el honor de recibir. Era capaz de colocar la pelota en el punto exacto, inalcanzable para sus contrarios. Murió prematuramente en 1980, víctima de una cruel enfermedad.

El frontón polideportivo de la localidad de Baños de Río Tobía ostenta con toda justicia el nombre de "Barberito I", manteniendo vivo el recuerdo de aquella figura de un juego tan popular en La Rioja como es el juego de la pelota. Hoy en día la Federación Riojana de Pelota, organiza cada año un torneo juvenil, denominado Barberito.