Rodrigo de Arriaga Mendo 

Filosofo jesuita. Nace en Logroño el 17 de enero de 1592 y fallece en Praga el 7 de junio de 1662. Fuero sus padres nobles caballeros y el linaje de sus antepasados muy ilustre. Bautizado en la iglesia de Santa María de Palacios. Fue creciendo en una piedad honda y empieza a deslumbrar su sabiduría. A los 14 años decide ingresar en La Compañía, quedándose sus padres sorprendidos, no por su vocación, sino por su vocación de Jesuita. Tenían otros sueños para él. Esperaban y soñaban verle algún día de predicador en la iglesia.

Destaca en sabiduría y en ingenio es bueno, piadoso e inteligente. Entra en La Compañía el 17 de septiembre de 1606. Le recibe el Provincial de Castilla, P. Cristóbal de los Cobos, quien era un hombre distinguido y eminente en teología. De Logroño se marcha a Villagarcía, donde hace el noviciado y completa los estudios de Humanidades, son los años 1606 - 1609.  Con 18 años se traslada a Medina del Campo, donde estudia Filosofía, teniendo como profesor al filósofo y escritor Hurtado de Mendoza y empieza a entrar en el elenco de la Compañía.

Acaba los estudios de Filosofía en Salamanca y comienza los de Teología. Ningún detalle se sabe mas sobre sus estudios, solo el de siempre: que destacaba, que era brillante. Pero por lo que demuestra en toda su obra, le gustaba mucho la Teología Especulativa, la Teología donde trabaja la razón.

Una vez acabados sus estudios, su primer destino como profesor fue Valladolid, donde en 1617 da clases de Latín y desde 1618 a 1620 maestro en Filosofía. Se ordena sacerdote el 12 de noviembre de 1619. Ya empezaban las originalidades del jesuita Arriaga y recibe una advertencia del P. General, el P. Mutius Vitelleschi, para que no tenga, ni defienda opiniones singulares sino que se conforme conforme con las comunes. A pesar de ello, el P. General va a confiar en él, para puestos conflictivos y difíciles de la Iglesia. Donde hacía falta una buena cabeza y un hombre de talla y prestigio. Y Arriaga no falló en la Compañía, ni en su vida intelectual, en su talla de jesuita. Fue "Sabio y Jesuita". La Reina le señalará: " El más sabio de los Jesuitas". En Valladolid, por encomienda del P. Luis la Puente, se convierte en confesor de Marina Escobar, escritora mística del siglo XVI.

En 1622, está de profesor en el Colegyum Villisoletanum Sancti Ambrosii. Esta en la Cátedra de Filosofía, algunos lo sitúan también en la de Teología. Una cabeza como la de Arriaga, tenía un destino obligado, Salamanca, donde comenzó de profesor de Teología en 1624 y en el tercer trimestre del curso 1624/1625, recibe la propuesta de su nombramiento como profesor de la Universidad de Praga y parece tener un papel único para dirigir todo lo ideológico en la nueva Universidad, donde llega el 4 de octubre de 1625 para explicar Teología Dogmática.

Arriaga escribe amenazado por guerra de religión, invasión de la ciudad de Praga, su Universidad, su Klementinum. Su fama se ha extendido por Europa, por las Universidades. La primera obra filosófica: Sus "Cursus Philosophicus" escrita en dos tomos y publicada en Amberes en 1632. Tiene cosas muy originales. Hace tan solo un año que han condenado a Galileo y Arriaga escribe y manifiesta sus simpatías por sus tesis.
Biblioteca del Klementinum
Arriaga tiene un plan ambicioso, exponer toda su obra de pensamientos completos, Filosóficos y Teológicos, especulativa y sistemática.

"Disputationes Theologicae" en 8 tomos publicada igualmente en Amberes en 1643. Comentarios de Santo Tomás, que se sabía el más grande de los que hasta entonces se habían escrito. No se concebía otro método mejor. "De Oratore", tiene 4 tomos, se edita en Colonia en el año 1636.

Una obra de menor envergadura, son sus cartas. Algunas muy interesantes. Es el Arriaga que sufre, que calla, que se desahoga un poco con sus familiares o con sus superiores. Siempre digno y en su puesto. Hay dos cartas preciosas a su primo Andrés Mendo, una después de la capitulación de Prga en 1631 y otra en 1639, su sencillez, transparencia , casi ingenua.

Arriaga es un hombre de confianza de los Reyes de Bohemia, es profesor de ellos. Le honran con su confianza y amistad. Es un Sabio. Fallece en Praga el 7 de junio de 1662, mientras escribía el 9º tomo de su obra teológica "Disputationes Theologicae".


Fuente: "El sabio logroñes Rodrigo de Arriaga" Abel Mora