Cardenas                                                                                                                        
Situación Geográfica. A 32 kilómetros de Logroño y 566 metros de altitud, en la intersección entre la subcomarca de Nájera y la de Rioja Alta. Su reducido término municipal, de 4 kilómetros cuadrados, está atravesado por el río homónimo. Forma éste un valle alineado por terrazas escalonadas dominadas, en la margen derecha de la corriente, por colinas de escaso relieve.
La población -de economía agrícola, y más específicamente vinícola- ha disminuido a lo largo del siglo, aunque en proporción menor que en tantas otras localidades riojanas: contaba con 441 habitantes en el año 1900, con 381 en 1970, y con 296 en 1991 y unos 260 en la actualidad.
Historia. Núcleo de antigüedad reseñable, se recoge su primera cita documental en el Voto de Fernán González. En el año 992, el rey Sancho II Garcés Abarca, su esposa doña Urraca Fernández y el hijo de ambos García Sánchez el Trémulo donaron la localidad al monasterio de San Millán en sufragio por la salvación del infante Ramiro, recién fallecido. Sancho IV, rey navarro, donó a su vez al mismo monasterio, en 1064, una granja denominada “villa de Cardinis”. En 1076, fechas antes de su asesinato en Peñalén, visitó el citado monarca el monasterio, acompañado por si esposa Placencia de Normandía, donando a San Millán las villas de “Cardinas Mayores y Menores”.

Fue villa realenga, y formó parte de la provincia de Burgos hasta la creación de la de Logroño por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833.
Cuna, honor que le disputa la vecina Nájera, de Andrés Amutio de San Juan, escultor del coro alto de Santa maría la Real de Nájera, el coro de san benito de Valladolid y el de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada.

Monumentos.
Iglesia parroquial de la Asunción. Construcción en sillería y mampostería – con recientes e importantes añadidos de ladrillo -, edificado a fines del siglo XVI con arreglos a las normas trentinas y concluido en el XVII conforme a las barrocas. 
Nave de tres tramos y cabecera cuadrangular, tras las obras de remodelación del templo ejecutadas a finales de la década de los ochenta, ha variado sensiblemente su aspecto original, mostrando ahora una torre de ladrillo de base cuadrada y un pórtico del mismo material al que se accede por un amplio arco de medio punto.

Arquitectura civil. Algunas casas de sillería que lucen escudos de diferentes épocas. En la calle principal, edificio de piedra sillar con dos escudos del siglo XVI muy semejantes, partidos de dos estrellas y banda de besantes y torre entre dos árboles, en los que figuran también aspas, lises y lobos.

Economía.
Agrícola, cultivándose cereal, remolacha, patata y, principalmente viñedos de calidad y renombre que han aumentado en superficie los últimos años.
Pese a que buen número de cosecheros entregan su uva en la cooperativa de Arenzana de Abajo, la mayor parte elaboran el vino en la localidad. De la importancia vitivinícola de Cárdenas habla el dato de que cada cosecha lleguen a superarse las cien mil cántaras.
Tiene la ganadería una importancia secundaria, con cría de porcino, vacuno, mular y asnal.
Actividad cinegética gratificante, cobrándose perdices, conejos, liebres y, en mucha menor proporción, codornices. Río truchero.
Los aficionados podrán hacer, en su época, nutridas recolecciones micológicas en las extensas choperas del valle.

Fiestas
En mayo, novena a la Virgen del Pilar, que concluye en el segundo o, en ocasiones, tercer domingo con la organización de una verbena.
Festejos patronales en honor de la citada Virgen el 12 de octubre, lo que suele obligar al vecindario a conjugar su participación en los a recreativos con su activa y provechosa vendimia.
A finales de noviembre o principios de diciembre, Fiestas de Acción de Gracias.

Enlaces Interesantes
- Monasterios en La Rioja

- Vino de Rioja