Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada
Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell.  La mesonera donde se hospedaron se enamora del muchacho, que la rechaza.
Furiosa la moza, introduce en el bolso del joven una copa de plata, y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncia a! joven por ladrón. El juez lo hace ahorcar, las leyes de entonces (Fuero de Alfonso X el Sabio) castigaban con pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado, el inocente peregrino fue ahorcado.
 Al cabo de un mes, cuando sus padres regresan de Santiago y se acercan al patíbulo para rezar por el hijo, se encuentran con que éste está vivo, suspendido de la cuerda, y les suplica que acudan al juez de la ciudad para que lo suelten y lo dejen en libertad. El juez se encuentra sentado a la mesa a punto de trinchar una gallina; al oírles, suelta una estrepitosa carcajada y añade: ¡Tan cierto es el cuento que me acabáis de narrar como que esta gallina está viva! La gallina se incorporó sobre sus patas y saltó fuera del plato. El Juez ordenó inmediatamente que se descolgara al joven y se castigara a la moza.

Kan de Vico
"Gozaba la ciudad de Arnedo de su libertad cristiana, permaneciendo en ella algunos moros que cultivaban sus tierras. Había entre ellos uno muy rico y poderoso donde hoy se halla el convento, poseía mucha hacienda y de criados que vivían en una pequeña población o Vico por lo que lo llamaban el Kan de Vico. Había en esas tierras una imagen de Nuestra Señora oculta y que el cielo tenía escogida para, gracioso el sol de esa esfera, que hiciese su aparición ante los ojos del no creyente. Éste no era tan escaso de entendimiento que no conociera la dignidad de la Madre de Dios, ni sus virtudes morales. Subía cierto día la cuesta del río, previniendo María Santísima su alma con suaves bendiciones de dulzura para rendirla. Cuando de repente apareció un resplandor celestial, que hirió sus ojos con la luminosidad de sus. Levanto el moro, no sin temor, la vista para investigar la causa y vio la sagrada Imagen de María Santísima, sobre un romero, como en trono colocada toda de luces como Sol vestida, teniendo a su divino Hijo Jesús en la mano siniestra.
Con visión tan grande y maravillosa, quedó absorto y confuso, mas como la luz de que estaba rodeada era luminaria del cielo, sentía en su alma afectos tan soberanos y celestiales, que a sus influjos fluían perennes lagrimas sus ojos, respiraban ardientes sus suspiros y era ya en su corazón todo varón de deseos. Condescendió a sus piadosos anhelos la Madre de Dios y usando su maternal clemencia, atempero la refulgencia de sus rayos. Recobrose el moro, y con tan misericordioso aliento se acerco a la Imagen Soberana. Vio y registro la maravilla como aquella zarza ardía y no se quemaba, y reconociendo el prodigio por ilustración divina en aquel punto abrazó la fe católica, adoró y veneró humildemente a su Señora y Reina, consagrándose en dulce memoria a su obsequio y servicio.
Mas tarde fabricose a sus expensas una decente devota ermita en cuyo centro colocó la Imagen Santa de su Reina.
No faltaron ermitaños que cuidaran la imagen hasta la fundación del convento por la orden de San Francisco en 1450.

Milagro de la Virgen Peregrina - Leiva
Cuentan como una mujer con su niño, vestidos de peregrinos, caminaban un atardecer por la calzada romana de Leiva con su castillo al fondo cuando divisaron una posada donde se disponían a descansar y a pasar la noche. Allí se encontraron a la posadera envuelta en gruesas lágrimas porque su hermoso niño acababa de fallecer. La peregrina contempló el cadáver sonriente del pequeño y le preguntó a la posadera si ella quería a la Virgen, la humilde señora le contestó que mucho y que siempre la rezaba. Unos instantes después el niño se había curado, la posadera daba gracias, y la Virgen y su hijo vestidos de peregrinos se alejaban en lontananza. 

La Cruz de los Valientes - Grañón        (Abel Ignacio González Romero)

Se cuenta, que, en aquellos antiguos y tradicionales tiempos, hubo un litigio por la posesión de un encinar entre los pueblos de Grañón y Santo Domingo. Los habitantes de Grañón veían con sumo desagrado que un extenso encinar considerado propio, era utilizado por la ciudad del Santo..
La pelea entre los dos pueblos era inminente y antes de que se enzarzasen ambas comunidades en un altercado, se reunieron los concejos y acordaron elegir sendos paladines que luchasen en singular combate cuerpo a cuerpo, en defensa de la propiedad del lugar. El que ganase se anexionaba el bosquecillo.
Grañón eligió a Martín García y Santo Domingo a su contrincante, del cual desconocemos su nombre .
Comenzó el combate empleándose ambos . contendientes con un valor inusitado y los dos murieron en la contienda, cayendo en primer lugar el campoón de Santo Domingo.
Martín García de Grañón, inclinó la balanza hacia su lado y entregó el encinar a sus convecinos antes de caer desplomado herido de muerte y orgulloso de dar su vida en defensa de sus derechos.

La Asociación de Amigos de Carrasquedo ( Grañon ),  celebran  una romería hasta la Cruz de los Valiente para conmemorar dicho litigio. Se celebra el 20 de Agosto. Ver edición 2001

Fundación Monasterio de Valvanera 

La leyenda de la fundación del Monasterio nos cuenta cómo un hombre, natural de Montenegro, llamado Nuño, el cual estuvo entregado con libertad a los vicios, cansado de vida tan mundana, movido por la oración de un labrador, decide retirarse a la cueva llamada Trómbalos en la vecina localidad de Anguiano, para llevar desde ella una vida de oración, en donde empezó a llorar sus culpas, después de habérsele agregado un sacerdote de la villa de Brieva, llamado Domingo, o amonestado por un ángel, como dicen las memorias de aquel monasterio. Allí tiene una revelación que le lleva a caminar por el Valle Venario en compañía del clérigo Domingo en busca de una imagen de la Virgen, que encontró en la oquedad de un gran roble, donde enjambraban las abejas y a cuyo pie brotaba un manantial, iniciándose el culto desde ese mismo momento, que con el referido título de Valvanera es venerada en aquellos montes. 

Roldan y Farragut 
En el castillo de Nájera, vivía Farragut, gigante sirio, descendiente de Goliat, y mucho más fuerte que él. Farragut venció a los mejores guerreros de Carlomagno. Un día llegó por allí Roldan, el más valiente de los caballeros de Carlomagno. Al acercarse a Nájera tiene noticias del tal gigante Farragut.
Roldan sube al cerro, desde donde divisa al gigante sentado a la puerta de su castillo. Toma una piedra de dos arrobas de peso, de forma redondeada, y haciendo girar su poderoso brazo, suelta el guijarro que se va a estrellar contra la frente del gigante que cae derribado en el acto. Muerto el tirano, todos los caballeros son liberados y el montículo que sirvió de escenario al combate pasa a llamarse Poyo de Roldan".

El Picuezo y la Picueza - Autol
En una curiosa leyenda se dice que un hombre y una mujer que portaban en unos cestos uvas que habían sustraído, fueron interrogados. Con firmeza contestaron: «¡Que Dios nos vuelva piedras si son uvas lo que ocultamos!»
Dos fantásticos monolitos de extrañas y alucinantes formas surgieron en aquel lugar.

La fiesta de Los Marchos - Fuenmayor      (Casa de Cultura de Fuenmayor)
Los habitantes de Fuenmayor hicieron hogueras en las puertas y balcones para evitar ser saqueados por las tropas francesas en la guerra de la Independencia haciéndoles creer que el pueblo ya había sido asaltado.
Más probable sin embargo es el origen pagano de esta fiesta que se celebra en las fechas del solsticio de otoño y coincidiendo con el final de las cosechas, pudiendo ser una reminiscencia de ritos romanos o prerromanos de adoración al fuego, de rituales de purificación o de gracias por la cosecha recién terminada.
La palabra "MARCHO" puede aludir al hecho de que los franceses se marcharan sin saquear el pueblo, pero también puede derivar de la palabra latina "marctus", con que se designa a los restos de las plantas de la huerta una vez arrancadas en otoño (a la broza con que tradicionalmente se hacen los marchos).

Actualmente "La fiesta de Los Marchos" se celebra la noche del 7 de Diciembre, víspera de la Inmaculada. 

Leyenda de la aparición de la Virgen - Nájera         (Jesús Pérez Garibay)
Un día cualquiera, allá por el año del Señor de 1044, el rey don García sale de caza…...

Una perdiz voló de pronto y fue lanzado un ágil azor contra ella. La perdiz volaba y volaba sin ser alcanzada por la impetuosa ave de altanería. El rey y sus sirvientes picaron espuelas y fueron por los caminos, entre robles y hayedos, siguiendo el vuelo de la valiente perdiz que de tal manera burlaba a la mejor de las aves cetreras del monarca. 

La perdiz, sintiendo cerca el ave enemiga, atravesó el río Najerilla y se metió por el profundo y umbrío boscaje que en la orilla occidental de ese río había. El neblí seguía como una flecha a su presa y se vio a uno y a otro entrar en una cueva. Detrás llega el Rey y penetra también en la cueva en busca de las aves, avanza con sigilo, cuándo percibe una extraña melodía…..

Al fin, en lo hondo de la cueva, el monarca encuentra una preciosa imagen de Nuestra Señora; a sus pies, una jarra con azucenas perfuma el ambiente, arde una lámpara, descansa una campana silenciosa, y la perdiz y el azor se muestran serenos y reconciliados.

Sorprendido por un hallazgo de estas características que el rey tomó al instante como un favorable presagio, maduró la conquista de Calahorra, la cual llevó a cabo al año siguiente con toda brillantez. Y tan profundo fue su agradecimiento a este favor que le había dispensado la Virgen que, con el botín capturado a sus enemigos, decidió construir pegado a la cueva, y como una prolongación más de ésta, el más bello templo que vieron los siglos.

Un templo que se convertiría en lo sucesivo en centro de sus devociones e ilusiones. Lo elige como panteón real y en él instituye la Orden de la Jarra o de la Terraza (la orden de caballería más antigua de toda España). 

En Nájera, desde 1.969, se celebran anualmente unas representaciones teatrales con la finalidad de dar a conocer los hechos históricos alusivos a la Ciudad y al monasterio de Santa Maria la Real.


Si conoce alguna leyenda riojana, háganosla llegar
leyendas@valvanera.com