"Epitafio"
Autor: José Rafael Hernández 

Al desaparecer me habré liberado 
De senderos opacos en la esperanza 
Carnal de esta selva de intrincados 
Tramas absurdos, tontos y violentos, 
Puente que hemos de cruzar 
Sobre ríos de lagrimas y risas. 

Al evaporarme entre la tierra, 
De olvidos ira llenándose mi carne, 
Tiempo que borra las memorias 
Y va cubriendo los pasos y las huellas, 
Sé ira desconchando mi nombre 
En la erosión de paredes y techos. 

Seré un epitafio olvidado 
Escrito con manos extrañas 
Entre cruces pálidas del cementerio, 
Mi cuerpo deshecho en el frío glacial 
De la cripta solitaria y oscura 
Aun estará anhelando tu cuerpo.


"Viet - Nam"
Autor: José Rafael Hernández 

Llego la muerte. 
Agazapada en cada rincón del espeso 
Follaje que viste las selvas; 
Amenazando los contornos, 
Cayendo inmisericordes sobre todos. 

Llego la muerte pero no vino sola, 
Trajo consigo la desesperación, 
La angustia de niños huérfanos, 
De madres solitarias y tristes, 
De hombres atrapados por la guerra. 

Con ella también llego la soledad. 
Destrucción total de aldeas. 
Exterminación sistemática del humano, 
Del que vino y de los que quedaron, 
De los que estaban y no volvieron. 

Llego el dolor a los corazones, 
Vino desde muy lejos pera estaba ahí, 
En cada esquina de las ciudades, 
En cada pared de las casas, 
En todos los pueblos de Viet Nam. 

Llego la guerra y el desengaño. 
Cada bala fue acabando con un sueño. 
Cada muerto fue librándose de la carga 
De seguir luchando por todo y nada, 
Por la tierra de quien no eran dueños. 

Llego la miseria y el hambre. 
Murieron los niños antes del parto. 
Temblaron los diablos en el infierno 
Y en el cielo los ángeles apiadaronse 
Del alma de cada muerto. 

Todos fueron víctimas y victimarios. 
La lucha solo fue una excusa 
Para manipularlos y enviarlos 
Lejos de América a morir, porque 
Los que aun viven están muertos. 

Viet Nam ha sido su tumba 
Pero también la de sus propios héroes; 
Los que lucharon por la libertad, 
Por la realidad de algo con sentido, 
Los que desafiaron al coloso dormido. 

Los que lloraron la perdida de sus madres, 
Los que quedaron solos en el mundo, 
Los desamparados y los mendigos, 
Los que se entregaron en cuerpo y alma 
Para ver a su nación florecida. 

Los que merecen el respeto que no les dan, 
Los que fueron capaces de visir 
Cuando la muerte era más fácil, 
Los que sus huesos ya son polvo 
En los caminos de otros días. 

Viet Nam ha sido la tumba de todos. 
Cementerio de mentiras que desinflaronse 
Cual globo falta de gas y aliento. 
Hades de quienes por algún motivo 
Atrevieronse a abrir la puerta y entrar. 

Olimpo de los que pudieron. 
Terror de los que se fueron. 
Ejemplo de convicciones al mundo. 
Porque la guerra es solo guerra. 
Canto de hombres y libertad.