Botrychium lunaria Swartz
(Lunaria menor)
El nombre proviene del griego (botrychos),  que hace referencia a la raspa de un racimo de uvas, aspecto que presenta la parte fértil, sobre todo cuando madura, que adquiere tonalidades marrones.

Pincha aqui, para ver la imagen ampliada   Pequeño helecho que puede alcanzar los 30 cm; habitualmente no más de 15. Tiene un rizoma subterráneo, negro, delgado, con numerosas raicillas laterales. Consta de una sola lámina (hoja) dividida en lóbulos (pinnas) que tienen forma de media luna o de abanico, y se presentan en número de 3 a 9 pares. Del mismo punto de donde emerge la lámina también aparece otro segmento, dividido en ramitas, fértil en este caso. Este segmento lleva unas pequeñas esferas (esporangios) que cuando están maduros toman un color marrón a la vez que se abren unos surcos alargados por los que emergen las esporas que originarán nuevos individuos (si tienen la fortuna de caer en un lugar propicio).

Es una planta que pasa desapercibida y es difícil de localizar a no ser que se vaya con la intención concreta de buscarla. En España hay otra especie del mismo género, Botrychium matricariifolium, extremadamente rara, de la que solamente se conocen un par de poblaciones en Gerona.
Habita en zonas higroturbosas, pastizales frescos, y crestones rocosos con algo de sustrato, a cierta altitud, en nuestra provincia por encima de los 1400 m.

En La Península Ibérica se distribuye por la mitad norte y tiene un núcleo aislado en Sierra Nevada. En la Rioja está presente en la Sierra de Cameros (muy escasa), La Demanda, Sierra Cebollera y Urbión. Casi siempre forma poblaciones de pocos individuos.

Al parecer es planta astringente y antidiarreica. En "El Dioscórides" (tratado de plantas medicinales por excelencia) se afirma que excita el celo de las vacas "porque así la pacen se van derechas al toro".

Pincha aqui, para ver la imagen ampliada

En el "Libro Rojo de la Flora Silvestre Amenazada de La Rioja" se encuentra en la categoría "Vulnerable". Es un helecho raro y escaso, con poblaciones dispersas aquí y allá, sensible al pisoteo (principalmente de las vacas con las que comparte hábitat) ya que el rizoma no es muy fuerte y probablemente se desarraigue con cierta facilidad.

Fotos y texto: Javier Benito Ayuso