Castillo de Aguilar 

El castillo de Aguilar del Río Alhama, se encuentra situado en lo alto de un cerro que sirve de asentamiento a la población y que tuvo su razón de existir en el carácter fronterizo de esta franja del Alhama entre Castilla, Aragón y Navarra.

A pesar del estado de ruina total de esta fortaleza se puede reconstruir su planta con absoluta exactitud, ya que se conservan la huellas de los cimientos de los muros perimetrales. 
Tiene forma trapezoidal alargada, siguiendo la orientación NE-SO (50 m. de longitud por 15 m. en su lado mayor y 8 m. en su lado menor, aproximadamente), dividida en dos recintos a distinto nivel (2 m. de desnivel aproximado). 

El recinto septentrional es el de mayor superficie y posee cubos en cada una de sus cuatro esquinas; en esta zona pudo asentarse la torre del homenaje en el siglo XIV.

La puerta de ingreso se encuentra situada en la cortina N-E. El único alzado conservado es el del muro orientado al S-E., que está construido en un aparejo grosero de tapial, como debieron de ser el resto de los muros del castillo. El recinto menor tiene, junto al muro N-O., una pequeña cámara rectangular (6,40 m. por 2, 70 m., con muros de 0,70 m.), que estuvo cubierta con bóveda de cañón apuntado, a la que se accedía por una puerta situada al S-O. El castillo en sí podría remontarse al siglo XII.


Castillos en La Rioja