Santo Domingo

El Camino entra a Santo Domingo de la Calzada por  la calle Real, a cuyos lados se fue formando la ciudad, hasta llegar al río 0ja. La ciudad, se lo debe todo a la peregrinación o, mejor, a Santo Domingo. Cuando todavía no existía la localidad, ni el Camino pasaba por este lugar, ya la peregrinación estaba consolidada. Un pastor, de nombre Domingo (1019-1109), nacido en el cercano pueblo de Viloria, rechazado en los Monasterios de la Cogolla y Valvanera, se propuso hacer vida de ermitaño, primero en el monte San Lorenzo, después junto al río 0ja. A pocos kilómetros pasaba el Camino francés, siguiendo la vieja calzada romana, y Domingo conoció y sintió las penalidades de los peregrinos jacobeos en el paso del río y a lo largo de la Ruta. Construyó un puente, dicen que de veinticuatro arcos, levantó un hospital para refugio de los jacobitas, hizo desviar hacia este lugar la Calzada y la acondicionó desde Nájera hasta el pueblo de Redecilla. Alfonso VI conoció y protegió al Santo, que pudo levantar una iglesia, haciéndola consagrar en 1106, en la que fue enterrado. En
 torno a ella, comenzó a levantarse el burgo de Santo Domingo. El Santo siguió, después de su muerte, bendiciendo el burgo con portentosos milagros y atendiendo a los peregrinos, tanto que la ciudad merecidamente consiguió el título de Compostela Riojana.
El románico de la iglesia del Santo Pontonero mantiene el ábside. El templo actual, de tres naves, es de estilo gótico (siglos XV-XVI). El retablo central de alabastro y nogal es obra fundamental de Damián Forment (siglo XVI). El sepulcro del Santo, románico con estatua yaciente (siglo XII], fue ampliado con un monumento de alabastro (siglo XV) y cubierto con un baldaquino, obra de Felipe Vigarny (siglo XVI). La torre de la catedral se levantó en 1762, sobre un cuadrado de nueve metros de lado. Tiene una altura de 69 mts., de alta, es exenta. El pueblo la apellida "la Moza de La Rioja". Esta iglesia recibió el título de colegiata en 1180 y de catedral en 1232. El lugar más visitado del templo es "el gallinero", jaula donde pasan su existencia un gallo y una gallina blancos, recuerdo del tan divulgado milagro jacobeo de la resurrección de la gallina -Santo Domingo de lo Calzado, donde cantó la gallina después de asada.
Una sostenida tradición, titubeante en cuanto a localización y tiempo, aunque suele situarse en el siglo XIV, nos transmite el suceso milagroso.
Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell. La mesonera donde se hospedaron se enamora del muchacho, que la rechaza.
Furiosa la moza, introduce en el bolso del joven una copa de plata, y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncia a! joven por ladrón. El juez lo hace ahorcar, las leyes de entonces (Fuero de Alfonso X el Sabio) castigaban con 
pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado, el inocente peregrino fue ahorcado.
Al cabo de un mes, cuando sus padres regresan de Santiago y se acercan al patíbulo para rezar por el hijo, se encuentran con que éste está vivo, suspendido de la cuerda, y les suplica que acudan al juez de la ciudad para que lo suelten y lo dejen en libertad. El juez se encuentra sentado a la mesa a punto de trinchar una gallina; al oírles, suelta una estrepitosa carcajada y añade: ¡Tan cierto es el cuento que me acabáis de narrar como que esta gallina está viva! La gallina se incorporó sobre sus patas y saltó fuera del plato. El Juez ordenó inmediatamente que se descolgara al joven y se castigara a la moza.

El Parador Nacional de Turismo, es el antiguo hospital de peregrinos, levantado por Santo Domingo y modernamente reconstruido y adaptado. Entre otros recuerdos del santo permanece el gran fervor de todo el pueblo en la acogida de los peregrinos.

El Camino parte del pueblo dejando a la derecha la Ermita del Santo, a la entrada del puente sobre el 0ja, el que construyó Domingo, y se incorpora a la carretera amiga N-120. Por ella sigue hacia el pueblo de Grañón. A la izquierda se encuentra la Cruz de los Valientes, recuerdo de un "juicio de Dios" para resolver un pleito entre los pueblos de Santo Domingo y Grañón. Se abandona la carretera, por la izquierda y se asciende por los caminos de concentración parcelaria.

Logroño

Navarrete

Ventosa

Nájera

Azofra Grañón