Volver al menú principalEuropaAsiaAfricaAmericaOceania


Palacio de Versalles

Localizado en las proximidades de París, se ha convertido en un atractivo centro turístico de Europa. Famoso gracias al castillo del Rey Sol, es además una ciudad seductora, cautivadora, rica por su patrimonio histórico único y con barrios antiguos que han sabido preservar su encanto e incitan al callejeo e invitan a su descubrimiento. 

El Palacio de Versalles es el prototipo de la arquitectura francesa clásica. Su origen se remonta hacia 1623 cuando Luis XIII mandó a construir un pabellón de caza. El rey se sentía tan a gusto que urgente ordenó la ampliación de aquel lugar, hoy conocido como el antiguo palacio. 

Posteriormente, su hijo, el joven Luis XIV, encargó a su arquitecto Luis Le Van el embellecimiento y la ampliación del edificio primitivo, obras que continuaron durante todo su reinado. Encima de la terraza del nuevo palacio se construyó la Galería de los Espejos, está completado al norte por el Salón de la Guerra, y el Salón de la Paz al sur .

La Capilla es el último edificio importante construido durante el reinado de Luis XIV. Su estructura presenta cierta reminiscencia gótica: el plano, la altura (más de 25m), las vidrieras, el tejado inclinado y las gárgolas asemejan a las catedrales medievales; sin embargo, las columnas, las balaustradas, los pilares esculpidos, las bóvedas pintadas y el suelo de mármol de colores datan del 1700 y son reflejo de la estética barroca. Fue consagrada a San Luis, rey de las Cruzadas y santo patrón de la monarquía francesa. Otras dependencias del palacio son Las Grandes Estancias del Rey, de la Reina, el Gabinete, Las Pequeñas Estancias, La Cámara de Reina y la Opera, una imponente sala de espectáculo construida a finales del reinado de Luis XV cuando la boda entre Luis XVI y María Antonieta requería una gran sala para el festín y el baile. 
Otro edificio importante de la zona de Versalles es el Gran Trianón, cuyo encanto se encuentra en la decoración floral de los enmaderados, las pinturas, y parterres exteriores. En la galería de los Cotelle se concentran varias vistas de los bosquecillos de Versalles, que se extienden hacia los jardines circundantes. Posee bellos paseos decorados con esculturas y fuentes realizadas para los momentos de ocio y descanso del soberano.
En 1763, el monarca Luis XV encargó un nuevo palacete: el Pequeño Trianón. La obra fue realizada por Anges-Jacques Gabriel y destaca por la sobriedad, la riqueza razonada del ornamento, el orden y la perfección. La ruptura con el estilo rocalla se encuentra en el interior y, sobre todo, en la elegante decoración de los enmaderamientos.

En la Fuente de Apolo, está presente el espíritu de María Antonieta. Mujer ligera y caprichosa; se hizo muy popular y sufrió heroicamente su cautiverio y la ejecución en la guillotina. Luis XVI le regaló el Pequeño Trianón; ella pasaba allí la mayor parte del tiempo y todo se realizaba según sus órdenes. Poseía una habitación con un ingenioso mecanismo formado por espejos móviles. Los muebles, festejaban la naturaleza en un decorado formado por cosechas y flores. María Antonieta mandó transformar toda la zona para crear un "jardín inglés". Su arquitecto construyó entre 1776 y 1783 un juego de anillas chino, un Templo de Amor, un teatro y una aldea.

Al mismo tiempo que se iba construyendo el palacio, André Le Nôtre fue poco a poco perfeccionando el modelo de un gran jardín a la francesa. El trazado general es geométrico: el jardín está ordenado a partir de un eje central con ejes secundarios, avenidas en forma de estrellas, estanques circulares y semicirculares. Un conjunto simétrico organizado en varios niveles. Los árboles están tallados muy rigurosamente y constituyen una auténtica arquitectura vegetal. 

El jardín de la Fuente de Neptuno, se extiende en torno al Gran Canal, de estilo veneciano: un estanque de agua de 23 ha y de 5,5km de perspectiva. El gran eje, situado al ocaso, prolonga la perspectiva del jardín hacia el infinito. A ambos lados del Gran Canal se erigen bellas parcelas forestales formadas por diferentes especies de árboles y surcadas por grandes avenidas con hileras simples o dobles de robles y tilos.