Volver al menú principalEuropaAsiaAfricaAmericaOceania

Sana’a (Yemen)

Situada a 2.350 metros de altitud, es una de las ciudades mas antiguas de Arabia, situada estratégicamente en la ruta de Aden a La Meca. La tradición indica que fue fundada por Sem, uno de los tres hijos de Noé. Realmente existe evidencia de que ya existía el siglo I. En el siglo II, era la más importante guarnición del Reino de Saba en las tierras altas, situada a unos 100 Km al oeste de Mareb, la capital, ya en los límites del desierto. El nombre de la ciudad, Sana’a, significa "plaza fortificada".

Sana’a Sana’a fue conquistada dos veces por el Imperio Persa, habiendo sido también gobernada por los abisinios durante 50 años. Durante este último periodo fue construida una gran catedral con la ayuda de dos arquitectos enviados por el Emperador Justiniano desde Bizancio. 
La catedral es el edificio cristiano mas grande al sur del Mediterráneo, y Sana’a era en aquellos tiempos el centro de las peregrinaciones cristianas en Arabia.Cien años más tarde, en el año 628, el Yemen se convirtió al Islam, y todos los palacios no musulmanes fueron destruidos, para poder construir mezquitas.

 Los historiadores dicen que el Profeta Mahoma dio estrictas instrucciones para la ubicación exacta de la Gran Mezquita de Sana’a y para el espacio abierto para la plegaria fuera de la ciudad, siendo construida en vida del Profeta y posteriormente ampliada en el año 705.
Sana’a continuó como capital del Yemen, a través del desarrollo del Islam, y solo fue reemplazada temporalmente y ocasionalmente por otro centro. En los finales del siglo XII, Sana’a fue conquistada por Turan Sha, hermano de Saladino, después de que el Yemen había sido elegido por los Turcos como una segura retirada, cuando se desmoronaba su poder en Egipto. Turan Sha construyo un palacio al oeste de la ciudad, donde estaban estacionadas sus tropas, un zona que posteriormente fue incorporada dentro de las murallas de la ciudad en Harat al Sultán. Después de 55 años de gobierno de los Aiúbidas, el poder paso a una familia de sus partidarios, los Rasúlidas, que movieron la capital a Ta’izz. Sin embargo, la importancia de Sana’a no disminuyó y la ciudad era el principal objetivo de la invasión Otomana durante el reinado de Solimán el Magnifico. 

Los gobernadores Otomanos residían en Sana’a, concretamente en el Qasr al Silah, al este de la ciudad. Uno de los gobernadores, Sinan Pasha, se hizo construir cerca de su residencia una mezquita de estilo turco, conjuntamente con unos baños públicos. Los dos edificios aun están en uso hoy en día. Los Otomanos fueron expulsados cuando el poder Yemenita creció y se fortaleció bajo los Imanes. Empezó un nuevo periodo de prosperidad en Sana’a, con una gran volumen de nuevas edificaciones del siglo XVII, aun evidente hoy en día por el numero de casa que se conservan, provenientes de este periodo. La historia reciente de la ciudad empieza en 1872, con su segunda conquista por los Turcos. Se introdujo un programa de modernización, empezando por la construcción de un hospital, una escuela secundaria y un puente de piedra cruzando el Sailah. Los Turcos necesitaron siempre para mantener su posición una fuerte presencia militar, como aun puede verse por el elevado número de cuarteles existentes, datados en esta época. 
En 1919, los Turcos se retiraron, y empezó el gobierno del Iman Yahya, empezando una época de paz y prosperidad, hasta su asesinato en 1948. Su hijo, el Iman Ahmed, para vengarse de los autores del complot, trasladó la capital a Ta’izz. Después de la muerte del Iman Ahmed en 1962, se proclamó la República Árabe del Yemen, que devolvió la capital a Sana’a, la proclamación de la República dio lugar a una guerra civil, entre las fuerzas republicanas y las realistas del nuevo Emir Badr, que se mantuvo hasta 1969. 

Después de esta guerra, los aliados de los republicanos, Egipto y Rusia, proporcionaron su experiencia en planificación urbana, lo que condujo a la creación de un nuevo centro para la ciudad, contiguo a las antiguas murallas por el oeste. 
En 1986 la UNESCO inscribió "la ciudad vieja de Sana’a" como Patrimonio de la Humanidad con la siguiente descripción: "Situada en un valle de montaña a una altitud de 2200 metros, Sana’a ha sido habitada por mas de 2.500 años. En los siglos VII y VIII la ciudad fue uno de los mayores centros para la extensión del Islam. Esta herencia religiosa y política puede verse en sus 106 mezquitas, 12 hammams y 6500 casas, todas ellas construidas antes del siglo XI. Las muchas torres de pisos de Sana’a añaden belleza al emplazamiento".

Con la unificación de Yemen del Norte y Yemen del Sur en 1990, Sana’a fue proclamada capital de la nueva República de Yemen. Se estima que de la población total de Sana’a de unos 500.000 habitantes, alrededor de 50.000 viven en la ciudad antigua, con sus peculiares edificios algunos de mas de 400 años. La ciudadela de Qasr al-Silah, fue reconstruida después de la llegada del Islam en el siglo VII y aún permanece intacta. Es tradicional el mercado de Bab al-Yaman, de más de 1.000 años de antigüedad, dividido por oficios y especialidades del comercio, donde aún se puede encontrar incienso, especias y las trabajadas "jambias" (dagas) de la artesanía yemenita.