Volver al menú principalEuropaAsiaAfricaAmericaOceania

Palacio Imperial (Tokio)

La residencia del Emperador está situada en el Tokio central, en los terrenos del antiguo Castillo de Edo. En 1547, Ota Dokan construyó en este lugar una fortaleza y se convirtió en la residencia oficial de Tokugawa Ieyasu, en 1590. Ieyasu amplió la fortaleza tras establecer su Shogunato en 1603, transformándola en un gran castillo.

El Castillo de Edo era la residencia del Shogun y el centro del poder político en Japón, hasta la caída del Shogunato en 1868 durante la Restauración Meiji. El castillo y sus terrenos ocupaban un área del cerca de 1 millón de metros cuadrados, siendo uno de los castillos más grandes del mundo. 
Se convirtió en el palacio imperial cuando el Emperador Meiji se trasladó desde Kioto, tras la Restauración Meiji. Partes del recinto principal, secundario y terciario del castillo se encuentran ahora abiertos al público y se han convertido en un lugar de esparcimiento para los habitantes de Tokio.

Los jardines del Palacio Imperial, son una gran extensión de tierra en el centro de la ciudad que sirven de pulmón de la misma y como parque a la vez. La mayoría del área es accesible al publico y solo las cercanías a la residencia del emperador es zona restringida al publico. Dentro del parque existen diferentes construcciones como museos y pequeños kioskos en donde funcionan almacenes o restaurantes.
Las puestas del palacio se abren al público el 1 de cada año y desde el balcón la familia imperial expresa su saludo anual. Durante  los los días de la primavera, especialmente cuando las flores del sakira se encuentran abiertas, millones de japoneses suelen realizar realizar reuniones bajo estos árboles para darle la bienvenida a la estación. Es una de las fiestas casi que rituales de todo el país.