Volver al menú principalEuropaAsiaAfricaAmericaOceania
 
Nueva Zelanda
 
Nueva Zelanda se encuentra ubicada a 2.000 kilómetros al sureste de Australia, al otro lado del Mar de Tasmania. La forman un grupo de islas que se extienden 1.600 kilómetros a través del Pacífico Sur, con una población de aproximadamente 3.9 millones de personas. Una población relativamente pequeña para su extensión, pues representa una densidad de poco más de 12 habitantes por kilómetro cuadrado.

Las dos islas mas importantes de Nueva Zelanda son, la del Norte (North Island, 115.000 kilómetros cuadrados) y la del Sur (South Island, 151.000 kilómetros cuadrados). La isla del Norte tiene volcanes en actividad y muchas fuentes termales, mientras que la Isla del Sur alberga a los majestuosos Alpes del Sur, ambas están separadas por el Estrecho de Cook. Están bien conectadas tanto por ferry como por avión.

Los idiomas que se hablan en el país son: Ingles (lengua oficial) y el Maorí. No existe una religión oficial, motivo por lo cual están representadas en el país casi todas las religiones importantes.
 

La posición oceánica de Nueva Zelanda en latitudes templadas, entre los 34 y los 47 grados de latitud Sur, constituye el factor determinante del variado clima del país. Este, en general, es uniforme, pero va desde el clima subtropical que se presenta en el verano del norte hasta un clima polar, presente en los inviernos de los Alpes del Sur.

 
  El tiempo es variable y a menudo ventoso; sin embargo, las variaciones estacionales no son tan marcadas como en otros países. Los veranos rara vez son demasiado calurosos y, en las regiones costeras, los inviernos son cortos no muy crudos. Se presentan precipitaciones lluviosas durante todo el año, más en invierno que en primavera. La nieve de invierno se limita a las montañas y a los terrenos montañosos, y la mayor parte del país tiene al menos 2.000 horas de luz solar al año.

En este país se cuida mucho el entorno natural, también rico en hermosos bosques de coníferas australes en sus arrecifes de coral, que se suelen desarrollar cerca de las masas continentales
 

Los primeros habitantes de estas islas antes de que fueran descubiertas por el Holandés Abel Tasman en 1642 fueron los maories, que eran expertos navegantes y ya cazaban y cultivaban con técnicas muy novedosas.

Tasman abandonó la idea de desembarcar después del ataque de guerreros maoríes. Posteriormente, un Inglés llamado James Cook, exploró y posteriormente hizo mapas del área que hoy en día conocemos como Nueva Zelanda. A finales del siglo XVIII, los comerciantes europeos en la busca de focas, ballenas ayudaron a establecer los primeros asentamientos en las zonas costeras de Nueva Zelanda que más tarde fueron incorporados al territorio de Nueva Gales del Sur. Para 1840, Nueva Zelanda ya se había convertido en una colonia independiente y poco a poco fue consiguiendo más estatutos de autonomía.

Las relaciones durante este período con los indígenas maoríes han sido escabrosas. En 1850 estalló la guerra cuando los maoríes exigieron luchando por la igualdad de trato y de derechos. Aunque fueron derrotados en 1860, continuaron sus demandas de igualdad hasta que finalmente fue alcanzado un acuerdo en 1994 entre el gobierno y los maoríes, proporcionando una compensación monetaria por los años de opresión y devolviendo las tierras que antes habían sido expropiadas a la comunidad maorí.

La cultura indígena maorí tiene una gran importancia en este país. Los maoríes constituyen casi el 15 % de la población de Nueva Zelanda con un gran grupo de población que vive en la Isla del Norte. El 85% restante de la población la constituyen descendientes de inmigrantes europeos (principalmente de Gran Bretaña e Irlanda), las costumbres británicas constituyen la base de vida. La mayoría de la población vive en las ciudades principales de las islas.

 
El sector agrario emplea al 10% de la población activa y contribuye en un 8% al producto interno bruto. Los productos más importantes para la exportación son la lana, carne y los productos lácteos. La industria pesquera y de transformación de los productos del mar ha experimentado un gran crecimiento y se está consolidando como un sector fuerte de la economía neozelandesa. El país tiene bastantes recursos naturales entre los que destacan carbón, gas natural, oro, hierro y sílice. La economía y el dólar de Nueva Zelanda salieron beneficiados de la crisis financiera asiática de 1997. El mayor socio comercial del país es Australia; los gobiernos de los dos países han firmado recientemente un acuerdo para establecer un régimen de libre comercio. Nueva Zelanda es miembro de la O.C.D.E. (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), el Forum del Pacífico Sur y el A.P.E.C. (Foro de Cooperación Económica de Pacífico Asiático).
 
Las ciudades mas importantes son:
Auckland (Isla del Norte. Población, alrededor de 1.07 millones)
Un tercio de la población de Nueva Zelanda vive en Auckland, también conocida como " la Ciudad de Velas ". Auckland es el centro comercial e industrial de Nueva Zelanda ofreciendo todo tipo de eventos socioculturales de las islas. La ciudad está situada sobre una hermosa bahía y como se dice, tiene más barcos per capita que cualquier otro lugar en el mundo. La Ciudad de Velas es la morada de la navegación a vela y del premio líder mundial más atesorado, el American Cup (la copa América).

 
Wellington (Isla del Norte, población de 350,000 habitantes)
Siendo la capital de la nación y el centro político de Nueva Zelanda, Wellington alberga los típicos edificios gubernamentales que hay en otras capitales(Canberra, Washington D.F., etc.). Los museos son muy abundantes así como los maravillosos restaurantes, galerías de arte y teatros. Debido a los fuertes vientos que azotan la ciudad los vecinos han apodado a Wellington como el “ el ventoso Wellington”.

 
Christchurch (Isla del Sur, población de 340,000 habitantes)
Christchurch, también conocida como " La Ciudad de Jardín, " conserva una fuerte atmósfera Británica y es un próspero centro político, económico, y cultural de la Isla del Sur . Aquí se puede disfrutar de un montón de deportes al aire libre como el salto desde puentes, surf a vela( windsurf), ski de nieve y de agua sin tener que viajar distancias muy largas.