Volver al menú principalEuropaAsiaAfricaAmericaOceania

Fez (Marruecos)

Fez fue la primera ciudad del reino marroquí, fundada en el siglo IX por Idris II. Su vieja medina (Fez el-Bali) constituye el modelo original de la ciudad musulmana tradicional y fue declarada por la UNESCO en 1981, Patrimonio de la Humanidad. Es la más antigua de Marruecos y una de las más significativas del mundo islámico. Está habitada por cerca de trescientas mil personas y dividida aún en gremios tradicionales: ebanistas, latoneros, bordadores, perfumistas, curtidores, tintoreros, etcétera. 

Los artesanos del zoco El Attarine ofrecen un espectáculo ininterrumpido. Por de pronto esta artesanía está regida por corporaciones ancestrales, lo que la convierte en uno de los tesoros de la ciudad. Después descubrimos como cada barrio tiene su especialidad: alfarería de rejillas de azul de cobalto, tapices, hierro forjado. Por ejemplo los tintoreros mezclan las lanas de colores, el curtidor pisotea a cielo descubierto las pieles que la marroquinería se encargara de embellecer de finas incrustaciones para la encuadernación de libros.
La mezquita Karauin (siglo IX), con su universidad y su biblioteca, es uno de los monumentos religiosos más significativos del mundo islámico. La frecuentaron los grandes sabios andalusíes y magrebíes de la época medieval, como Ibn al-Arabi, Ibn Battuta o Ibn Jaldún. 

En el siglo IX se instalaron en Fez los cordobeses expulsados de Al-Andalus tras la revuelta del Arrabal. A ellos se debe el barrio de los andalusíes. Más tarde, en el siglo XV, se produjo una nueva inmigración de moriscos españoles. Entre los siglos XIII y XV, los sultanes meriníes construyeron importantes escuelas coránicas inspiradas en la estética nazarí: las madrasas de Bu Inania, Attarín y Seffarín, entre otras. 

Uno de los monumentos religiosos más frecuentados del país es el mausoleo de Muley Idris II, en el corazón de la medina de Fez, espacio sagrado donde los ciudadanos perseguidos podían acogerse antiguamente al derecho de asilo. 
La ciudad de Idriss Iº es el santuario de las humanidades y la moral. La gran universidad "Karaouiyne" continúa, desde hace más de once siglos desempeñando su misión de foco religioso e intelectual, y su resplandor sobrepasa ya las fronteras del reino. En el año 789, un pico de oro y plata - "fas" en árabe - fue ofrecido a Idriss Iº cuando trazaba los limites de la ciudad. De allí nos viene el nombre con que se conoce a esta ciudad de en el extremo oriental de la llanura de Saiss, bordeada por el sur por las primeras estribaciones del Atlas. Cuna de tradiciones religiosas, culturales y artísticas, la ciudad de las dos mitades se consagra como capital espiritual del reino.